Cuando vamos de visita a casa de algún familiar o amigo, normalmente siempre solemos fijarnos en la #Decoración del hogar para luego poder comentar o porque no, en el peor de los casos criticar sobre lo hortera que el ser humano puede llegar a ser. Cuando parecía que ya lo habíamos visto todo, muebles con formas de animales, sofás con pecera incorporada o incluso habitaciones decoradas como si fuera la mismísima jungla amazónica, el ingenio del ser humano vuelve a sorprender-nos con un arte decorativo un tanto peculiar, muebles de piel “humana” al estilo Ed Gein.

Edward Theodore Gein, fue un asesino y ladrón de tumbas nacido en Estados Unidos en el año 1906, apodado como “El carnicero de Plainfield”. A este se le atribuyen numerosos asesinatos, especialmente hacia prostitutas, ya que eran blancos fáciles. Lo realmente crudo y detestable de este personaje, no es el número de víctimas en cuestión, si no lo que hacía después.

Tras torturas salvajemente a sus víctimas, quemarlas con cigarrillos, amputación de extremidades e incluso despellejarlas vivas, Ed Gein fabricaba muebles con la piel de sus víctimas. Sillones, zapatos, lámparas, el ingenio de este señor daba para mucho.

Pues bien, ahora tener uno de estos muebles es posible si puedes pagar su precio. La página web www.slaughterfx.com, ha puesto a la venta muebles que simulan a la perfección la curiosa afición que tenía Ed Gein por la ebanistería. Los muebles, que aunque lógicamente no han sido fabricados con piel humana, nada tienen que envidiar a los originales del asesino. Se han usado todo tipo de pieles (animales) y látex para que el tacto sea idéntico al de la piel de una persona. Lo más curioso, es que se ha tenido en cuenta hasta el más mínimo detalle, incluyendo la terrible a olor a putrefacción que desprende los cuerpos tras unos días muertos.

El precio de estos curiosos a la vez que bizarros muebles son los siguientes:

Sillón de piel “humana” con certificado de autenticidad, 2000 $

Zapatos de piel “humana” con certificado de autenticidad, 200 $

Una dura competencia para la empresa IKEA, sin duda alguna. #Moda #Famosos