¿Qué harías si encontrases un USB enganchado a la pared de la casa de tu vecino? ¿Querrías saber lo que contiene o pensarías que tu vecino se ha vuelto loco? Pues se llama Dead Drops y es la nueva tendencia en el uso de archivos compartidos. Según su creador, Aram Bartholl, un artista alemán, se trata de una forma anónima, offline y libre para compartir ficheros en espacios públicos.

El proceso de instalación del USB debe de hacerse siguiendo pasos específicos y siempre después de haber leído el manifiesto, una especie de declaración de intenciones que cuyo lema es: "En una época de crecimiento de la «nube» y de modernos y elegantes dispositivos sin acceso a los archivos locales necesitamos replantearnos la libertad y difusión de información. ¡El movimiento Dead Drop es un camino para el cambio! ¡Libera tu información al dominio público en cemento!"

Una vez instalado es igual de importante subir la foto a la página web para que otros usuarios sepan dónde encontrarlo.

Anuncios
Anuncios

Los puntos USB están repartidos por todo el mundo desde Sudáfrica hasta Chile; contando con alrededor de 1500 accesos. Los últimos USB han sido instalados en Dublín, Gales y Matabeleland, un pequeño pueblo de Zimbabwe.

En España usuarios anónimos ya han instalado sus puertos de acceso a documentos o música favorita en varias calles y plazas públicas siendo Barcelona la ciudad con más conexiones a la nube. Sin embargo el proyecto no está exento de polémica, en Febrero un periodista alemán descubrió los planes para un atentado en un USB cerca de Colonia junto con recetas para producir metanfetaminas y varias recetas que usaban veneno. El diario británico The Guardian lo ha comparado con una versión moderna del libro de cocina del anarquista.

El proyecto cuenta también con un álbum fotográfico en Flickr para que nuevos usuarios entiendan el concepto.

Anuncios

Para algunos es un gran proyecto, otros lo ven demasiado arriesgado. Un usuario del foro de la página se pregunta si el proyecto en sí mismo es un mecanismo de espionaje, mientras otros tachan al autor de nerd aburrido. Ahora cabe preguntarse si el resultado del proyecto será el esperado o si puede dar lugar a problemas con la privacidad de los usuarios. #Internet