Llega esa fecha del año que divide a la sociedad, el 14 de febrero. Un año más, San Valentín está aquí. Unos optan por tomarlo como un día más en el calendario, mientras que otros deciden hacer de ese día, uno de los más románticos del año. Aunque la gente está acostumbrada a considerar San Valentín como algo romántico entre dos personas, esta fiesta también proclama el amor en todas sus formas ya sea maternal, paternal, con los hermanos o con los amigos. El amor posee muchos significados diferentes, y se aplica en contextos y relaciones muy variados.

¿Pero de dónde surgió la idea de San Valentín? Existen varias leyendas al respecto e incluso varias versiones de una misma leyenda.

Anuncios
Anuncios

Según una de ellas, San Valentín era un sacerdote que ejerció, durante el siglo III, en la época del Imperio Romano. Por aquel entonces, el emperador Claudio II decidió prohibir los matrimonios para jóvenes ya que los solteros eran mejores soldados, con menos ataduras. San Valentín consideró que el decreto era injusto y desafió al emperador, celebrando matrimonios en secreto para jóvenes enamorados - de ahí que San Valentín sea considerado el patrón de los enamorados.

Cuando el emperador Claudio II se enteró, hizo llamar a San Valentín. Aunque en un principio el emperador mostró interés por la fe y el cristianismo del sacerdote, el gobernador de Roma, Calpurnio, lo persuadió para que se deshiciera de él. Fue entonces cuando encarcelaron a San Valentín hasta que el 14 de febrero del año 270 lo ejecutaron.

Anuncios

Pero antes de su muerte, San Valentín obró un milagro dándole el sentido de la vista a una niña llamada Julia que nació ciega. La joven, agradecida, plantó un almendro de flores rosadas junto a su tumba - de ahí que el almendro sea símbolo del amor y la amistad.

Históricamente, existen varias teorías para que el 14 de febrero sea el origen del Día de los Enamorados. Por ejemplo, en los países nórdicos, durante estas fechas, los pájaros se aparean - de ahí que este período se vea como un símbolo de amor y de creación. Por el contrario, en España esta fiesta se empezó a celebrar a mediados del siglo XX con motivo de incentivar la compra de regalos. Se dice que esta fiesta la introdujo la cadena de grandes almacenes Galerías Preciados en febrero de 1948.

Hay que reconocer que aunque esta celebración tiene tantos fans como detractores, la originalidad y la creatividad a la hora de crear momentos con nuestros seres queridos, no tiene precio. Ahora bien, si quieres a alguien, se lo tienes que demostrar todos los días. Cualquier día es bueno para decirle a esa persona cuánto la quieres, para hacerle un regalo inesperado, para hacerle sonreír… en definitiva para crear un bonito recuerdo en su memoria y en la nuestra, porque al fin y al cabo, las cosas inesperadas siempre son las más recordadas.