Todos tenemos algún amigo o amiga (y a menudo docenas de ellos) en nuestro #Facebook o Instagram que se pasa el día haciéndose selfies, ya sea para lucir su nuevo reloj, camisa, chaqueta, peinado, piercing o, simplemente, para darnos los buenos días con una buena imagen "de morritos".

La tendencia ha ido tan en aumento durante los últimos años (de hecho, selfie fue elegida como "palabra del año 2013") que un equipo de investigadores de la Universidad Estatal de Ohio decidió realizar un estudio del impacto que puede tener sobre algunos sujetos.

En este caso, el perfil escogido han sido los varones de edades comprendidas entre los 18 y los 40 años, quienes fueron sondeados a través de una encuesta online.

Anuncios
Anuncios

La muestra fue de 800 individuos.

Se les preguntó por la frecuencia con la que subían sus fotos a las #Redes Sociales y el uso de filtros o editores de imágenes. Los expertos pudieron ubicar tras el análisis de los resultados obtenidos, una relación directamente proporcional entre la cantidad de fotos subidas y el nivel de narcisismo y psicopatía de los fotógrafos-modelos.

El narcisismo se trata de una alusión al mito de Narciso (amor a la imagen de sí mismo). En la psicología humanista, el narcisismo patológico coincide con una autoestima baja o errónea, creyéndose más inteligentes y atractivos que el resto de sus contactos.

Según el mismo informe, quienes suben este tipo de fotos se creen más inteligentes, mucho más atractivos y a menudo muestran falta de empatía o respeto hacia quienes ven inferiores.

Anuncios

Este tipo de actitudes tienden a volverse más sutiles con la edad, convirtiéndose en gestos de "aires de superioridad".

De cualquier manera, los autores se curan en salud dejando claro que en ningún caso hablan del 100% de los sujetos, no todos los que pasan horas subiendo este tipo de imágenes ven reducida su vida social a ello. Simplemente se trata de una relación que ahora podremos aplicar a nuestros propios contactos y juzgar si encajan en estos parámetros, precisaron.