Según el taoísmo comer genitales de animales aumenta la virilidad de los hombres. Quizás esta sea la razón principal por las que en nuestro país hay grandes exportaciones de los miembros de animales. Los ciudadanos chinos desde hace muchísimos años son asiduos a este "manjar", y es que la creencia de que aumenta la potencia viril le hace un argumento muy convincente. No importa la condición laboral, todo aquel que puede permitírselo lo incluye en su dieta.

El chef chino muy reconocido, Xiao Shan, siempre ha comentado que comer genitales además de ser riquísimo puede dar más vigor a los hombres. Es por eso que en su restaurante el genital de ciervo es uno de los platos favoritos de su carta.

Anuncios
Anuncios

La leyenda china dice que el ciervo al estar rodeado de hembras en su vida potencia su miembro viril y adquiero la fuerza de hasta tres toros. Entendemos así porqué los penes y testículos de otros animales como chivos o burros son menos solicitados en los restaurantes.

Si estáis deseando comprobar por vosotros mismos si esto es cierto o no, os aconsejamos que no os quedéis con la duda. La cadena de restaurantes Guolizhuang en China está especializada en menús de genitales varios. Si cuando vayáis no hay de ciervo, probad los de foca o los de carnero.

En España el mercado de los genitales de ciervo está en auge. Desde Valencia a Hong Kong se van a enviar más de 4000 penes. Nuestro país se ha convertido en un importante exportador de genitales de animales. Pero como hemos comentado antes, el más demandado es el de ciervo.

Anuncios

Las carnicerías españolas gracias a la venta de genitales de los animales han conseguido un nuevo negocio. Antes muchas tiraban estos miembros a la basura y ahora les reportan unos beneficios nada despreciables. Ahora los miembros de unos 30 centímetros de largo, se colocan en cajas de cartón y se envían a China, Japón o Singapur donde se consideran una delicatesen.

Todo el mundo no puede permitirse tan suculento alimento. Aquel que quiera disfrutar de este plato deberá pagar alrededor de unos 150 euros. Por lo que posiblemente sólo si vas a un restaurante exclusivo podrás probarlo. ¿Te apetece descubrir si es cierto o no?