#YouTube es una plataforma que ha sorprendido a muchos de hoy. Más a jóvenes que a mayores gracias a su abanico de posibilidades casi infinitas; el nuevo trailer de tu película favorita, aquellos capítulos de la serie de tu infancia que creías que no volverías a ver, vídeos de humor para todos los gustos, virales, y demás contenido que han hecho que #Internet sea la fuente de diversión principal (para muchos) a día de hoy.

Anuncios

Ya quedó atrás esa época en la que volvíamos del colegio, deseando llegar a merendar y ver el capítulo de tu serie favorita que echaban por la televisión.

Anuncios

Hoy da gracias de que sigan poniendo Los Simpson en la televisión a la hora de comer.

Muchos han criticado (debido a la polémica generada este año anterior) la plataforma de nueva televisión por culpa de 4 personas contadas a las que les gusta pasarse de la raya con las bromas, de gente que hace contenido gracias a la polémica que ha creado con su ex novio/a, y derivados. Pero no le echéis la culpa a Mr Granbomba, a DalasReview y a los otros por hacer de la plataforma un poco peor de lo que ya era. En el mundo anglosajón pasa esto mismo, incluso de manera más bestia (canales como PrankxPrank, FilthyFrank, etc) no son criticados con tanta dureza ni los contenidos de sus vídeos llegan a dar problemas, hasta llegar a los tribunales (como ha sido el caso de DalasReview con su ex-novia Miare). No os equivoquéis, la culpa de que las cosas polémicas se viralizen es por culpa de sus consumidores también, no solo el creador.

Sí que es cierto que la sociedad de hoy en día se mueve de manera muy capitalista, nos han enseñado a ser consumistas extremos; se filtran los trailers de las mejores películas (la compañía Marvel tuvo este problema con la película Civil War), se hacen colas para comprar el último modelo de smartphone (días antes de su lanzamiento oficial en las tiendas) por poder presumir antes que nadie.

Anuncios

Entonces, lo mismo tiene que pasar con YouTube, pensarán algunos.

Error. No hay que pensar en YouTube como una nueva televisión, ya que a diferencia de ésta y de la radio, cumple varias funciones a la vez y de manera más rápida y mucho más entretenida. No deis por vencido a YouTube aún muchachos. Funciona como una empresa, y cuando alguien grande deje de subir contenido, otro ocupará su lugar, y así sucesivamente.