Investigación y #Desarrollo, en siglas I+D, se trata de actividades metódicas y sistemáticas realizadas sobre la base de métodos científicos imprescindibles para innovar y que la producción y la venta de las empresas mejore. Cuando pensamos en innovación científica por lo general nuestra imaginación vuela a lugares como los EE.UU., Alemania o los Países Nórdicos, pero a veces España está a la cabeza de determinados procesos.

Es el caso de la industria del acero de gran tradición histórica en el norte de España, en especial en el País Vasco y en Asturias, es aquí, concretamente en la planta de Arcelor Mittal de Avilés, donde encontramos el centro de I+D que da servicio a 83 unidades de negocio de la compañía presentes en 23 países, y que da empleo a aproximadamente 168 personas que pretenden ampliarse a 190 gracias a un plan de empleo joven.

Anuncios
Anuncios

A lo largo de los últimos 8 años se han ido creando alrededor de la #Industria siderúrgica de Avilés, 19 pequeños laboratorios que conforman este centro de I+D, que busca convertirse en el más completo y grande espacio dedicado a la investigación del proceso siderúrgico en España. Está previsto que el próximo año 2017 se inaugure la que será llamada la Manzana del Acero, un clúster llamado a convertirse en referente mundial en cuanto a la investigación de todos los aspectos relativos a la industria del acero y del carbón.

No se trata de un centro cerrado en su investigación interna sino más bien de un espacio colaborativo a nivel mundial, desde Arcelor Mittal en Avilés se colabora con otros 40 centros de I+D, contando centros tecnológicos y universidades de todo el mundo, así tiene abiertas 30 líneas de investigación y 38 soluciones ya preparadas.

Anuncios

El centro arrancó su andadura allá por el año 2008, coincidiendo con el golpe más fuerte de la crisis económica, aún así tenían claro que la investigación nunca es un proceso seguro, a veces para avanzar hay que dar muchos palos de ciego. Por el momento abrió su última instalación en el año 2014, un centro que se llama de “investigación frontera”, una apuesta arriesgada que realiza investigaciones en áreas poco convencionales. La industria del acero mueve volúmenes muy grandes por eso todo lo que implique un ahorro pequeño puede significar grandes cifras.

Desde el centro de Avilés se investiga todo lo que tiene que ver con la eficiencia del proceso siderúrgico, atendiendo todos los puntos de vista, desde la mejora de los equipos técnicos, el respeto al medio ambiente, la seguridad laboral y la logística, etc. Para ello cuenta con un equipo verdaderamente multidisciplinar de investigadores compuesto por ingenieros, informáticos, economistas, químicos…, procuran tener un ambiente de trabajo distendido que favorece la creatividad, por ello aunque siguen las directrices de la matriz cuentan también con un alto grado de libertad a la hora de investigar.

Anuncios

Lo que era el antiguo centro de documentación de la planta siderúrgica ha pasado a ser el laboratorio de ciencia sostenible que analiza los residuos del proceso de fabricación del acero. Así mismo el complejo cuenta con un laboratorio al aire libre y otro de agua. Sin embargo el más espectacular el centro de investigación frontera, donde en solo un paseo, pueden apreciarse prototipos de drones, piezas complejas realizadas mediante impresión digital etc.

Un sistema de trabajo que permite que la industria tradicional se renueve constantemente para cubrir las nuevas necesidades de la sociedad. #Investigación científica