#Samsung ha tenido un verano con polémica desde el lanzamiento de su #Galaxy Note 7. Las explosiones de las baterías de dichos teléfonos han sido la causa los problemas de la marca coreana. Problemas que todavía perduran y que lo harán por mucho tiempo.

El Samsung Galaxy Note 7 había llegado para quedarse como el teléfono inteligente del año 2016. Sus características técnicas lo posicionaban como un instrumento perfecto para el placer, igualmente para las tareas productivas. El diseño impresionó a todos en las primeras exposiciones.

Todos los detalles que impresionan no son nada si el problema del teléfono puede llegar a provocar lesiones graves en los usuarios. Las primeras imágenes que hemos visto de los Note 7 explotando, sorprendieron, e incluso llegaron a pasar por fakes de Internet.

Anuncios
Anuncios

Pero la verdad afloró por parte de la compañía. No tuvieron más remedio que explicar la situación del teléfono y reembolsar los importes a los clientes. Las pérdidas se estiman en más de 5.000 millones de dólares. Unas pérdidas que no solamente se pueden medir en dólares, los daños más importantes son los que afectan a la imagen de la propia marca. Aunque Samsung haya intentado compensar a los clientes que se han visto afectados por la devolución de su Galaxy Note. La imagen de la marca ha quedado deteriorada por mucho y eso afectará a futuros productos.

Las causas del fallo en la batería pueden estar vinculadas con el diseño extremo del teléfono. Las dimensiones del espacio para la batería, eran demasiado pequeñas. Esto puede convertirse en un problema porque, al cargarse, las baterías aumentan su tamaño, necesitando un 10% más de espacio extra.

Anuncios

La batería solamente disponía de una ranura de 5,2 milímetros de grosor y con poco espacio alrededor. La presión causada por el uso diario añade más riesgos para la integridad de la batería. Dicha batería está realizada con dos capas de diferente polaridad, y su aislamiento, en conjunción con la presión que soportaba la batería, constituía la causa por la que llegaba a explotar. #Smarthphone