El ciclista Gareth Clear de la ciudad de Sydney y mediante denuncia por redes sociales, publicó que su teléfono móvil explotó mientras iba en bicicleta y le causó quemaduras de tercer grado en la pierna derecha. El ciclista había salido con su bicicleta de montaña el domingo por la tarde. El teléfono lo llevaba alojado en el bolsillo trasero de la camiseta y por desgracia tuvo una caída con la bicicleta de pequeña consideración, simplemente unos pequeños rasguños.

Él continuó con su entrenamiento sin dar mayor importancia al hecho, pero unos minutos después, Clear empezó a oler a quemado y que de la parte de su trasero salía humo.

Anuncios
Anuncios

A su vez notó como algún líquido corrosivo corría por su pierna derecha. La piel le ardía. Las declaraciones a un diario local fueron que era terriblemente doloroso y que el líquido que le corría debería estar a más de 100 grados, para el ciclista fue como una mini-bomba.

Según el propietario del Iphone, el aparato era nuevo y no había sufrido ningún tipo de modificaciones. 

Tal era la temperatura del teléfono que Gareth no podía cogerlo con las manos y se lo tuvo que sacar del bolsillo dando un manotazo. A pesar del dolor que tenía por las lesiones sufridas en la piernas, el accidentado esperó unos minutos a que el teléfono se enfriara para poder llevarlo con él y guardarlo como prueba para denuncias posteriores y informar a deportistas del peligro que puede provocar la explosión de un teléfono en la piel humana.

Anuncios

Ahora Gareth se encuentra recuperándose en la unidad de quemados del Royal Norh Shore Hospital, donde ha recibido un tratamiento de limpieza y cura de piel y un injerto. La piel utilizada para el injerto es de la parte delantera de su pierna, tal y como se puede observar en la fotografía publicada en twitter.

Cada año, la Comisión de la Competencia y el Consumidor de Australia recibe incidentes referidos a lesiones provocadas por baterías de teléfonos móviles, según publica The Sydney Morning Herald, por lo que ya está investigando el caso.

"El tamaño y la extremada delgadez de los aparatos portátiles, junto con la alta capacidad de vida de las batería son un reto para los fabricantes", añadió el portavoz de la organización, y explicó que "las baterías de litio son vulnerables a un impacto físico y que puede dañar los separadores que mantienen los elementos de la batería de separación".

Con estos antecedentes, recomiendan no guardar los teléfonos móviles en lugares como los bolsillos cuando se vaya a practicar algún tipo de actividad deportiva que pueda tener riesgo de un impacto físico como una caída. #btt #Iphone #Accidentes