La contaminación producida por los vehículos a motor dependientes de los derivados del petróleo es uno de los mayores azotes para nuestro medio ambiente. Actualmente, más de un tercio de las emisiones de CO2 en Suecia se deben al transporte por carretera, y la mitad, en concreto, por el de mercancías.

Suecia, consciente de ello, se ha comprometido a reducir las emisiones de camiones y conseguir un transporte totalmente sostenible y responsable para 2030. Será un proceso a medio-largo plazo, que requiere estudiar posibilidades y alternativas viables para poner solución al problema medioambiental.

Para empezar, ha inaugurado los dos primeros kilómetros de catenaria instalados sobre una carretera al norte de Estocolmo, que la convierten en la primera autopista eléctrica del mundo.

Anuncios
Anuncios

Dos camiones con motores híbridos ya han circulado por ella. Estos vehículos recopilarán información durante los dos próximos años para estudiar los resultados de su uso e implementación en el día a día, a modo de laboratorio de pruebas, y valorar si la tecnología eHighway, nombre por el que se la conoce, es beneficiosa y viable, tal y como asegura Roland Edel, Ingeniero Jefe de la División de Mobility de Siemens: "La eHighway de Siemens es dos veces más eficientes que los motores de combustión interna convencionales ".

Cómo funciona la autopista eléctrica

Sobre la carretera E16, al norte de Estocolmo, a lo largo de dos kilómetros, se ha instalado una catenaria elevada que suministrará energía para impulsarse y cargar las baterías de los camiones híbridos adaptados.

Los dos vehículos pesados que han estrenado el tramo han sido fabricados por Scania con un motor híbrido, diésel-eléctrico, y adaptados por Siemens, que le ha dotado del sistema necesario para conectarse a la catenaria.

Anuncios

Su funcionamiento, muy sencillo. ¿Recuerdas los trolebuses? Es exactamente igual, sólo que los vehículos podrán engancharse y desengancharse en movimiento de la zona electrificada gracias a unos pantógrafos retráctiles instalados sobre las cabinas, incluso a velocidades de 90 km/h. Una vez en contacto con la catenaria, el suministro eléctrico desconecta el motor térmico, por lo que durante ese tiempo se reduce el consumo de combustible, las emisiones y permite recargar para seguir circulando con energía eléctrica, una vez se haya salido de carril eléctrico.

Esta tecnología de Siemens, conocida como eHighway, está abierta a otros fabricantes y otras combinaciones de motores híbridos, como el gas natural.

Y sin esperar a ver sus resultados, el segundo proyecto llegará en 2017. Una autopista eléctrica que unirá Los Ángeles y Long Beach (California), en este caso en colaboración con Volvo y el Distrito de Administración de la Calidad del Aire de la Costa Sur.

Dos propuestas para viajar de manera eficiente y con cero emisiones. #Coches #Trasporte publico #Ecología