Imagina. Ocho de la mañana. Estás parado en un atasco. Llevas más de veinte minutos en el mismo punto. Ya conoces a los conductores de los coches de al lado y, si no fuera por el mal humor, ya habrías entablado una conversación. El claxon no deja de sonar... Y por un momento sueñas con que tu vehículo se eleva y sales de ese embotellamiento, sobrevolando la vía colapsada. ¡Atención!, puede que deje de ser una ensoñación para convertirse en realidad gracias a unos ingenieros chinos.

Sobrevolar un atasco, un sueño posible

La empresa TBS está estudiando la posibilidad de fabricar un transporte colectivo como solución a los atascos que se originan en China; una especie de autobús al que han bautizado con el nombre de Land Airbus (aerobús terrestre). La idea de sobrevolar el tráfico no es nueva, pero ha sido rescatada debido al gran problema de tráfico que padecen las ciudades de este país.

Anuncios
Anuncios

El proyecto se ha presentado en una exposición de alta tecnología en Pekín. La compañía ha exhibido una maqueta a pequeña escala con el prototipo del vehículo donde se muestra su funcionamiento. El bus estaría diseñado con la apariencia de un túnel, con la salvedad de que podría desplazarse. El habitáculo estaría soportado por dos laterales, que harían de paredes, con altura y ancho suficiente para que el resto de los coches puedan circular por debajo, si el tráfico es fluido, o de desplazarse por encima, en el caso de que esté colapsado.

Sus creadores han calculado su capacidad para unas 1200 personas. Para entrar, algunas ventanas se desplegarían transformándose en rampas por las que se accedería a su interior.

Ecológico y económico

Uno de los males más padecidos en China, especialmente en Pekín, es el alto nivel de polución que se registra en el aire.

Anuncios

Para contrarrestar la contaminación que producen los embotellamientos, este modelo se ha ideado para que sea alimentado con energías renovables.

En cuanto a su viabilidad económica, los inventores defienden que su coste sería muy inferior (una quinta parte) a la inversión necesaria para la construcción de un metro que cubriera el mismo itinerario. Sin contar que una vez aprobado el bus-túnel, sólo sería necesario un año para fabricarlo y ponerlo en circulación. #Trasporte publico #Investigación científica