La imagen de ser tu mejor amigo a la hora de querer obtener casi cualquier información conocida o desconocida, la de la empresa que se acuerda a diario de las efemérides o los grandes sucesos que alguna participación tiene en nuestras vidas, en las vidas del mundo entero, para el Gobierno francés no es más que basura. Así lo ha demostrado la madrugada de este martes, donde cerca de un centenar de agentes de la Oficina Central de Lucha contra la #Corrupción, Infracciones Financieras y Fiscales han irrumpido en las oficinas de #Google en París. 

Los inspectores fiscales dieron vuelta las fabulosas oficinas de la empresa estadounidense en busca de documentos que prueben una evasión fiscal de mil seiscientos millones de euros, que la Hacienda francesa exige a la compañía desde hace más de dos años.

Anuncios
Anuncios

Según sus responsables, Google estaría incurriendo en delito en un presunto desvío de beneficios hacia Irlanda (que posee la tasa impositiva más baja de toda la Unión Europea) y desde ahí al paraíso fiscal de Barbados.

La medida de registro de la sede de Google, junto con la difusión de la millonaria deuda al gobierno francés fue concretada por parte de las autoridades aprovechando la visita a París del consejero delegado del buscador Sundar Pichai, quién realizaría una conferencia en en Instituto de Estudios Políticos de París Sciences Po. Tras la conferencia de Pichai el presidente del Consejo Nacional Digital, Mounir Mahjoubi lo increpó exigiéndole respuestas de la fecha en que pagaría a la hacienda francesa los millones adeudados. Sin embargo, el ejecutivo ha aclarado que el pago de impuestos de la compañía se realizan en los Estados Unidos pero que estaban dispuestos a encontrar una solución en la búsqueda de una simplificación del sistema fiscal europeo. 

Según las investigaciones de Hacienda, Google trasladó gran parte de sus beneficios a través de una serie de complicados montajes financieros hasta Irlanda, y desde allí transferido hacia Bermudas mediante una sociedad intermediaria en Holanda.

Anuncios

Pero no sólo Francia persigue a la conocida compañía. Italia y Alemania también tienen a sus sabuesos tras el logo de los primarios a fin de que pague sus tributos fiscales en los países donde opera que en Irlanda, donde tiene su sede europea el consorcio Mountain View, quien fue investigada a su vez en Estados Unidos por supuesto fraude fiscal. #La economía hoy