En mayor o menor medida, todo usuario que navega por #Internet dispone de un correo, y más desde el auge que han experimentado los Smartphone. Algunos lo utilizan para todo, incluso para la recepción de sus asuntos más personales, como facturas o correspondencia bancaria.

Por ello, es imprescindible asegurarse de que "solo tu entras en tu correo". Te explicamos como comprobarlo: 

1) Comprobar la información detallada o resumida de tu cuenta

La opción de verificar la información detallada se encuentra en la pagina principal de Gmail, parte inferior derecha. A primera vista puedes consultar la ultima actividad de la cuenta, y justo debajo, tienes la posibilidad de obtener una información más detallada, con la lista de las IP (en lenguaje vulgar podríamos identificarlo con la dirección del pc, smartphone, o aparato electrónico conectado a la red) conectadas a tu correo, su ubicación asociada y la fecha.

Anuncios
Anuncios

Si ves una dirección IP que desconoces, comienza a sospechar y cambia la contraseña de tu cuenta. 

Además, la plataforma te indica si tu email se encuentra abierto en alguna otra ubicación, dándote la posibilidad de cerrar, con un solo click, todas las demás sesiones que puedan estar abiertas. 

Finalmente, te permite configurar las alertas o avisos por actividad inusual, recomendables y activadas por defecto. Normalmente, al conectarnos desde el extranjero, recibiremos una alerta por actividad inusual. No pasa nada, siempre y cuando reconozcamos la IP que se nos indica en el mensaje de alerta recibido. 

2) Acceder a Security #Google para obtener la información completa de tu cuenta

Incluye todas las acciones que se hayan realizado: cambios de contraseña, números de teléfono o cuentas de correo que se hayan añadido para la recuperación de la contraseña, dispositivos desde los que accedes a tu cuenta, aplicaciones y sitios conectados a tu cuenta... 

Si ya has realizado las dos comprobaciones anteriores, y sospechas de que tu cuenta esta más concurrida que la Gran Vía, lo mejor es que procedas a cambiar tu contraseña siguiendo los siguientes consejos:

  • No utilices la misma contraseña para todas tus cuentas. 
  • Opta por contraseñas largas, formadas por números, símbolos y letras. 
  • No guardes tus contraseñas en tu dispositivo electrónico.
  • Si sospechas de que tu dispositivo esta infectado por un Keylogger, virus, troyano o parecidos, lo mejor es introducir la contraseña utilizando la función que brinda el propio Windows del "teclado en pantalla", para así evitar que mediante un registro de nuestro teclado accedan a nuestra información más personal. 
  • Configura las opciones de recuperación de contraseña, actualizándolas periódicamente. 
  • Evita los delitos informáticos. Te contaremos algo más sobre una estafa reciente en otro artículo: "Te interesa: Estafa del documento importante"

#Android