Cuantas veces navegando hemos visto esos populares banners cuya finalidad es la de atraer al usuario imitando marcas conocidas, u ofreciendo servicios inexistentes. Los típicos botones de descarga o reproducir vídeo. También los que te sugieren que eres el ganador de un sorteo por ser el internauta número tal, o aquellos que te informan que tu sistema está infectado con un virus, y te ofrecen escanear tu ordenador para solventar el problema.

Desde Google han empezado a tomar medidas contra esos anuncios fraudulentos, que usan la ingeniería social de forma ilícita, y ya bloquea los sitios web, que según su criterio, usan este tipo de técnicas con fines engañosos.

Anuncios
Anuncios

Si bien en principio la finalidad de este tipo de banners no era engañar al usuario, ya que de hecho, funcionaban muy bien para atraer tráfico y clientes potenciales a aquellos anunciantes que si ofrecían en efecto un servicio real, la tendencia ha sido que este nicho publicitario se ha acabado por convertir en una fuente de malas prácticas. Hasta el punto que el gigante ha empezado a tomar medidas. El bloqueo en cuestión es una pantalla roja que indica que el sitio es engañoso (deceptive). Si tenemos una página web, y nos encontramos que desde #Google nos etiquetan de esta forma, debemos recurrir lo antes posible a a Search Console, que es el centro de atención a los Webmasters, y revisar las causas y los pasos a seguir para solucionar los inconvenientes.

Desde Google avisarán a los usuarios de los navegadores Google Chrome, Mozilla Firefox y Apple Safari, cuando visiten un sitio web señalado como no recomendable.

Anuncios

Hay cierta inquietud porque aún no está claro si esta medida afecta al posicionamiento (SEO) en su buscador, ya que  de ser así puede representar un problema. Por ello la solución más inteligente si somos propietarios de un sitio web que incorpore anuncios, es revisar los mismos y sustituir cuanto antes aquellos que percibamos muestren este tipo de publicidad potencialmente engañosa. Porque si nuestro contenido es legítimo, podemos ver como nuestro blog o web sufre un caída drástica de visitantes debido a la mala praxis de terceros que se aprovechan de nuestro esfuerzo.

Hay también quien apunta que con esta medida, aun siendo en beneficio del usuario, Google traza una estrategia que consigue proteger de esta forma su programa de monetización Adsense, poniendo trabas a la competencia. También logra que al asegurar una publicidad "segura" en los sitios que indexa, los usuarios tiendan a dejar de usar los conocidos bloqueadores de anuncios, cuyos efectos sufren todos por igual, incluído Google#Internet