En esta segunda entrega vamos a referirnos a cómo evitar pérdidas (fugas) de energía eléctrica.

Existen dos tipos de fugas eléctricas, las internas y las externas a la edificación.

Para saber si existe una fuga externa, se bajan los interruptores generales de electricidad y se debe revisar el medidor de luz: si éste sigue girando, es por que hay una fuga externa, por distintas causas.

Se debe llamar a la compañía proveedora para que venga a buscar su origen y reparar el desperfecto. No debe cobrar por este servicio.

Luego se deberá comprobar si existen fugas internas en el edificio.

De existir este mal funcionamiento, se pueden producir accidentes graves, además de desperdiciar energía.

Anuncios
Anuncios

Se deben desconectar todos los artefactos, y después ir conectándolos uno a uno, sin encenderlos y cada vez que se conecte uno comprobar si el medidor gira. En el momento en que ocurra el giro del mismo, significa que ahí hay una fuga.

También se podría comprobar, con un voltímetro, si la tensión es la adecuada, ya que una corriente eléctrica muy alta o muy baja puede dañar los artefactos, cuando no toda la instalación eléctrica.

Es aconsejable consultar con un electricista; muchos de ellos hacen estos chequeos sin costo, y cotizan las reparaciones en caso de que sean necesarias.

Revisar y reparar las fugas es uno de los primeros pasos para empezar a ahorrar energía en el hogar y llevar una vida más verde.

Cambiar a focos y lámparas de bajo consumo

Reemplazar los focos “incandescentes” por los del tipo “bajo consumo” es una de las acciones que más puede ayudar a ahorrar dinero y energía.

Anuncios

El noventa por ciento de la electricidad que utilizamos para el alumbrado con focos tradicionales se desperdicia en forma de calor. Las alternativas, como los Fluorescentes y LED, reducen significativamente el consumo y las emisiones de carbono.

Pueden usar hasta una quinta parte de la energía que un foco tradicional, proporcionando la misma cantidad de luz. Por ejemplo, un foco de luz fluorescente de 20 a 23 watts genera igual iluminación que un foco incandescente de 100.

Son más caros, pero su mejor rendimiento y mayor vida útil los hacen, a la larga, más económicos. Los más recomendables son los de LED, cuyo consumo es 80% menor, además de otras ventajas.

Desconectar todos los aparatos cuando no los esté utilizando

Habrá aparatos que no se podrán desconectar, como el refrigerador, pero la mayoría de los electrodomésticos pueden permanecer sin conectarse.

Una forma de simplificar esta tarea es usar “regletas” o barras de contactos, pues sirven para conectar varios artefactos en un solo contacto y algunas los protegen de los picos en el voltaje.

Anuncios

Es importante verificar la calidad y capacidad de cada barra de contactos y que sólo se conecten artefactos sin superar la misma.

La mayoría de los aparatos siguen consumiendo energía cuando están conectados, incluso si están apagados o en función de hibernación o stand-by, hasta un 80% de la electricidad que consumen cuando están encendidos.

Se pueden desenchufar: horno de microondas, tostadora, licuadora, cafetera, lámparas, cargadores, computadoras, impresoras, televisores, equipos musicales, DVD y demás.

En próximas entregas hemos de tratar el tema de las lámparas LED, sus ventajas y desventajas.

#Energías renovables #Ecología #Ahorro