INTRODUCCIÓN:

La etimología de palabra drone proviene del inglés (zángano), que es empleada para referirse a cualquier vehículo no tripulado. Lo fascinante de estos vehículos es que la tecnología en la que están inmersos cada vez esta mejor integrada, con menores tamaños, y está sometida a un mayor grado de desarrollo.

La finalidad de este artículo es mostrar las aplicaciones que tienen los drones, ya sean aéreos o terrestres, en el sector de la gestión de las emergencias.

APLICACIONES:

En el campo de la Hidrología se pueden usar vehículos submarinos no tripulados para detectar fenómenos geológicos como terremotos o erupciones volcánicas submarinas, estudiar la calidad de las aguas, detectar y caracterizar contaminantes, analizar y determinar las batimetrías de los fondos de aguas continentales y oceánicas, además de acometer el estudio de corrientes marinas.

Anuncios
Anuncios

En este mismo ámbito y con el uso de vehículos aéreos no tripulados se consigue caracterizar la topografía de cauces de río, barrancos e inundabilidad de zonas para análisis de desastres.

En el ámbito de estudio de Control de la calidad del aire el uso de vehículos no tripulados también tiene cabida; con el objetivo de conocer la evolución de las nubes tóxicas a partir de los sensores electrónicos que miden la concentración de gases contaminantes.

En la Detección de incendios el desarrollo de estas aeronaves es muy relevante. Combinar su eficacia de vuelo con células solares que alimenten motores eléctricos los haría aún mas competitivos en este campo, dada su mayor autonomía.

También se puede aprovechar para el Transporte de cargas en lugares de difícil acceso, como por ejemplo el transporte de desfribriladores que pueden llegar a salvar vidas en zonas geograficamente aisladas, alimentos, medicinas y dispositivos telefónicos a personas incomunicadas durante una operación de rescate, etc.

Anuncios

En el Restablecimiento de la situación de normalidad tras situaciones de catástrofes, estos vehículos pueden apoyar las actividades de reposición de torres o conductores eléctricos tras un fenómeno meteorológico adverso.

El Rescate en espacios confinados como edificios colapsados, zonas repletas de obstáculos, etc. son también uno de los grandes propósitos que pueden enfrentar los drones.

CONCLUSIÓN:

La aplicabilidad de estas aeronaves es indiscutible, así como su polivalencia en los distintos ámbitos de estudio. Se debe apostar por un continuo avance científico y tecnológico que mejore las prestaciones de los drones, la miniaturización de los equipos embarcados y la evolución técnica en las prestaciones técnicas de estos equipos. #Investigación científica #Calidad de vida #Accidentes