El debate sobre seguridad vuelve a primer línea. Apple se niega a acatar la orden judicial que le obliga a colaborar con el FBI para desbloquear el #Iphone de Rizwan Farook, uno de los dos terroristas que perpetraron el ataque en San Bernardino que finalizó con el fallecimiento de 14 personas.

Se trata de un caso sin precedentes. Según la orden judicial, la compañía debe crear una nueva versión de iOS que permita al FBI averiguar el código PIN sin que el teléfono se bloquee tras diez intentos fallidos. Es decir, un software que permita burlar el encriptamiento que poseen los últimos modelos, cuyo diseño impide aplicar programas de tanteo de códigos -lo que se conoce comúnmente como fuerza bruta-.

Anuncios
Anuncios

Pese a que la mayoría de empresas del sector se han manifestado en favor de #Apple, Bill Gates, contradiciendo a su propio CEO, ha apoyado el dictamen oficial.

La postura de Apple, expresada por Tim Cook en una carta abierta, es tajante. Señala que la empresa ha colaborado en 70 casos particulares con la justicia, y que tiene intención de seguir haciéndolo. Sin embargo, aunque el FBI sólo desbloquee ese aparato y no modifique ni use el software, la compañía cree que dar una llave maestra a terceros arriesga su seguridad. O, en otros términos, cree que es imposible saber si la agencia estudiará la nueva versión de iOS para realizar tareas de espionaje. Este conflicto adquiere una dimensión mayor teniendo en cuenta la batalla que comenzó tras las declaraciones de Snowden en 2013. Los Estados reclaman puertas traseras en las empresas tecnológicas, cuya apertura legalizaría lo que el antiguo empleado de la CIA denunció.

Anuncios

El propio Snowden ha mostrado su apoyo a la compañía, y es que este conflicto reviste de gran importancia en la lucha entre tecnológicas y gobiernos.

La negativa de Apple puede leerse como una declaración de intenciones de la mayor parte de la industria tecnológica y sus usuarios -que, al fin y al cabo, son el grueso de la población mundial-. Y es que, todo el mundo quiere seguridad, pero no a cualquier precio. #Terrorismo