¿Cuántas veces advierten en museos, teatros o fábricas de que no está permitido hacer fotografías ni vídeo? Siempre hay alguna persona que se salta la "norma" y acaba tomando una instantánea, con la consiguiente intervención del personal de seguridad llamando la atención al individuo. Esta situación tan redundante podría tener los días contados gracias a un nuevo sistema que impide capturar imágenes desde dispositivos móviles.

El invento se llama i-Wiq (image without quality) y consiste en una funda traslúcida en la que se inserta el dispositivo móvil (smartphone, tablet, cámara digital). Su innovación radica en que la usabilidad del aparato no se ve comprometida (recibir llamadas, leer mensajes) pero al intentar capturar una imagen, esta no se ve.

Anuncios
Anuncios

Esta tecnología ha sido creada por Pedro Castillo, un joven emprendedor a quien la bombilla se le encendió durante una comida en familia. "Teníamos un cliente que tenía un problema, no querían que otros pudieran robarle sus propiedad intelectual y nos pidió que le buscáramos una solución", afirma Castillo a Blasting News. 

Comenzó así una investigación de materiales y de diseños hasta que logró dar con un sistema que cumpliera con los tres requisitos iniciales: una funda que evita el enfoque de objetivos fotográficos, pero que fuese económica para las empresas; que permitiera a cada persona usar su dispositivo y que demostrara si la funda había sido manipulada. Hecha de materiales reciclables, se dota de un cierre inviolable de manera que al intentar retirarla queda marcado.

Para este emprendedor jiennense, i-Wiq aporta a empresas y a organismos públicos una solución económica y sencilla que evita graves problemas derivados del "robo" de propiedad intelectual, industrial, patentes o derechos de imagen mediante la toma de una imagen.

Anuncios

En su opinión, los usuarios también salen ganando, pues las soluciones basadas en desprenderse del teléfono móvil, por ejemplo, supone una invasión de la intimidad. Con la funda desechable, los asistentes podrán quedarse con su dispositivo incluso usarlo para todo, menos para grabar imágenes.

Esta semana se celebra en Madrid la mayor feria de seguridad en España, SICUR, a la que Castillo, de tan solo 27 años, acude con su invento. Asegura que i-Wiq tiene una vocación internacional y que le están llegando nuevos clientes que ven en la funda utilidades en el ámbito privado. "Si nuestra funda hubiera estado disponible hace un año, el futbolista Cristiano Ronaldo habría tenido una fiesta de cumpleaños de la que nadie habría publicado fotos",  señala el emprendedor. #Telefonía móvil #Iphone #Smarthphone