Uno de los aspectos que caracterizan a los productos de Apple es que todos ellos incluyen elementos innovadores, que no se han visto en ningún producto antes. Aunque estos elementos de innovación son bastante diferentes según el producto dónde miremos ya que en la telefonía móvil son unos aspectos, en las tablets otros y por supuestos, en sus ordenadores son otros diferentes, además dentro de esta gama son diferentes en los ordenadores portátiles. Su última innovación precisamente en ese sector, el de los ordenadores portátiles, es el lanzamiento de su ultraportátil el MacBook.

Este ordenador portátil de dimensiones y peso, el MacBook, es la última y arriesgada apuesta de la compañía de la manzana.

Anuncios
Anuncios

Se trata de un ordenador con un peso ridículo, extremadamente fino y con una buena pantalla. Tiene realmente dos puntos negativos a destacar, el primero es que su potencia también es reducida ya que en su interior alberga un procesador denominado 'mobile' de bajo consumo pero también bajas prestaciones así se consigue su prolongada autonomía, su reducido peso y su extremadamente bajo perfil. El segundo punto negativo es su precio sin ser algo anormal en #Apple, el problema de este ultraportátil es que su precio es el mismo que el portatil profesional, el MacBook Pro, pero teniendo muchísima menos potencia y estas pagando un alto precio por un ordenador portátil con un portátil de móvil.

Y otro de los aspectos de innovación sobre el MacBook es que ya no incorpora el Magsafe tradicional para poder cargarlo y tampoco encontramos en él ningún puerto USB tradicional, lo único que encontramos en este portátil es un puerto USB-C tanto para cargar su batería como para conectar un dispositivo USB (con un adaptador a USB tradicional).

Anuncios

Al incluir tanta innovación también hay que cambiar procesos de diseño y procesos de fabricación y por supuesto, no puedes retrasarte mucho como empresa en hacer todos estos cambios. Y todos estos cambios suelen traer problemas, el problema que ha surgido hace poco es que esos cables USB-C tienen un problema de diseño y Apple ha puesto a disposición de sus usuarios un programa de sustitución por otros rediseñados.