En el mundo de la tecnología a todos nos encanta la sensación de estar a la última, incluso para muchos se ha convertido en algo de primera necesidad que les lleva a gastarse verdaderas fortunas a la hora de renovar sus productos o a ‘trastear’ con ellos forzando actualizaciones que las marcas no ofrecen o tardan demasiado en ofrecer. Y es que el tema de las actualizaciones es un punto con mucha controversia en el mundo de los más ‘geek’ (los fanáticos de todo lo tecnológico).

Toda esta frustración ante la tardanza de las marcas tradicionales (las que podemos comprar en una tienda normal) ha provocado que en Holanda un organismo de defensa de los consumidores llamado ‘Dutch Consumentenbond’ (que podríamos considerar la OCU de España) denuncie a Samsung por las tardías o nulas actualizaciones de sus dispositivos móviles (smartphones y tablets).

Anuncios
Anuncios

Puede parecer algo poco relevante, pero estas actualizaciones son algo a lo que la propia marca se había comprometido a realizar ya que no solo hablamos de mejorar el sistema operativo de sus terminales, sino que hablamos de mejorar la seguridad de los mismos tras destaparse el escándalo Stagefright, que destapó un grave agujero de seguridad en los dispositivos con el sistema operativo #Android (el 95% de la oferta del mercado) y que obliga a Google ha actualizar este sistema operativo de manera mensual, algo que el resto de marcas deberían de hacer también. Ya si hablamos de actualizaciones a versiones nuevas del sistema operativo la cosa se pone aún más fea, ya que hablamos de que los retrasos van desde los 2 meses para las marcas más rápidas, hasta los más de 8 para el resto (y eso si solo hablamos de los dispositivos número 1, si hablamos de otros de gamas medias o bajas es muy posible que ni lleguen a actualizarse).

Anuncios

Ante esta situación tan frustrante, #Samsung ha sido la primera marca denunciada por no cumplir con sus compromisos con los usuarios de sus dispositivos, pero no va a ser la única y el organismo holandés ha declarado que pese a que la #Denuncia va a nombre de Samsung, el resto de fabricantes también son culpables y denunciables si no cambian sus políticas de actualización en el futuro. Es decir, que ‘Dutch Consumentenbond’ apunta a todas las marcas con esta denuncia, empezando por Samsung por ser la marca número 1 en el mercado de los dispositivos Android.

Y es que esta denuncia viene a hacer oficial algo que todos los usuarios ya pensaban: si las marcas nos ofrecen un periodo de garantía, esta debería de cubrir también el correcto funcionamiento y la actualización del dispositivo por el mismo periodo de tiempo y sin tener que esperar medio año de media para tenerlo a la última.

Es cierto que en Android las actualizaciones no pueden ser como en otros sistemas operativos como iOS ya que estamos hablando de muchas marcas distintas, distintos componentes internos de los dispositivos, distintas capas de personalización...pero lo que no es asumible es que 3 meses después del despliegue de la última versión de Android (6.0 Marshmallow) los dispositivos actualizados a esta versión se puedan contar con la mano, incluidos algunos con precios por encima de los 800 euros.

Anuncios

¿En qué quedará todo esto? El tiempo ya lo dirá y veremos si Samsung y el resto de marcas comienzan a tomarse en serio este tema. Mientras tanto los usuarios nos veremos obligados a seguir buscando formas alternativas para estar a la última arriesgando nuestras garantías o quedarse obsoletos en versiones antiguas de nuestros sistemas operativos.