Dicen que la estupidez del hombre no tiene límites, y hay que decir que su ingenio y su credulidad, tampoco.

El nuevo Tinder

Todos conocemos, de primera mano o de segunda, qué es Tinder, la aplicación de citas más popular de los últimos tiempos. 

Ayer, después de publicarse en el “Daily Mail”, las #Redes Sociales y los medios de comunicación anunciaban la novedad de las aplicaciones de contactos: Rumblr. La diferencia estaba en que en vez de buscar citas, en Rumblr se buscaban peleas.

Combates para todos

Si Fincher hubiera hecho la mítica película de El Club de Lucha en la actualidad, seguro que en algún momento del film aparecería ésta aplicación.

Anuncios
Anuncios

Y no es para menos.

El funcionamiento, a priori, era el mismo que el de una aplicación o web de contactos, pero con otros fines: después de registrarse y seleccionar preferencias, el buscador analizaba los usuarios hasta dar con alguien potencialmente, no compatible, sino combatible. 

Una vez encontrado el adversario, en lugar de charlar y pedirle una cita, se le insultaba para ir calentando el terreno y citarse con él para pelear. Además, la guinda del pastel era que los demás usuarios podían saber cuándo habría la próxima pelea y cuál sería su futura ubicación, dándoles la oportunidad de participar en el evento o conformarse con ser voyeurs. 

Según informaba el “Daily Mail”, la aplicación aún estaba en proceso de ser aprobada pero, por el momento, los interesados podían inscribirse en su versión Beta de manera gratuita. 

En conjunto, la noticia de Rumblr acaparó a fanáticos y a curiosos.

Anuncios

Por increíble que pareciera tenía que ser real, lo decía el “Daily Mail”.

El secreto de Rumblr

Cómo era de esperar por los más escépticos, el anunciamiento de Rumblr no era otra cosa que la broma de dos estudiantes norteamericanos.

Abrumados por los límites que había alcanzado el suceso, hoy Jack Kim y Matt Henderson, los responsables, han desmentido a los medios que se tratase de un proyecto real. Era solamente una broma. Una broma que iba acompañada de las supuestas imágenes de la interfaz, pero que ni siquiera contaba con la versión Beta que anunciaban. Cuando los usuarios intentaban registrarse, les saltaba un mensaje explicándoles que habían sido víctimas de un inocente engaño (que seguro que causó decepción a más de uno). 

Éste hecho no es otro que suma a la lista de los que demuestran el poder de #Internet y de las redes sociales. Y por qué no decirlo, lo fácil que es engañarnos. #Apps