Anuncios
Anuncios
2

El Museo Arqueológico Cueva Pintada, situado en el casco histórico de Gáldar, al noroeste de Gran Canaria, alberga uno de los yacimientos históricos más importantes de la isla, en el cual habitaron los indígenas prehispánicos. Con 5.700 metros cuadrados, fue un cultivo en el que hace más de un siglo, durante unas tareas agrícolas en las plataneras, se encontró la ‘joya de la corona’ de este yacimiento, la cueva pintada.

Dicha pintura se descubrió a finales del siglo XIX, concretamente en 1863, y en el año 1972, casi un siglo después, fue abierta al público tras declarársela Bien de Interés Cultural. Las visitas diarias y masificadas durante una década provocaron que el 50% de la pintura, situada a cinco metros por debajo de la tierra de cultivo, y que se hallaba perfectamente conservada, desapareciera.

Anuncios

Varios años después de su cierre, en el 87, los arqueólogos [VIDEO]iniciaron excavaciones, y en el año 2006, el yacimiento se reabrió al público, aunque limitando el acceso a la cueva para que no se continuara perdiendo su pintura, la cual quedó imposible de restaurar.

Las excavaciones aún no han finalizado –hace un año y miedo se inició el periodo aún vigente de excavaciones– y se están introduciendo nuevos métodos y tecnologías en su estudio. Una de las últimas novedades es un proyecto iniciado recientemente que pretende “registrar en imágenes de alta calidad el yacimiento, lo que podría llamarse un levantamiento tridimensional digital del yacimiento y la propia cueva con sistema láser y escáner”, tal como explica Raúl Quintana Quintana, guía del Museo y Parque Arqueológico Cueva Pintada.

Anuncios

Esta técnica permitirá “comparar estas imágenes que se van a tomar en este momento con futuras imágenes, y poder apreciar la evolución que está teniendo a nivel de conservación, y hasta qué punto podría haber afección”.

Quintana explica que a los visitantes, tanto turismo nacional como extranjero, suele sorprenderle que haya una cueva en el centro de un casco histórico. “Eso les descoloca, pero también les sorprende venir a una cueva y encontrarse con las ruinas de una ciudad”, explica el guía, que destaca que al visitante suele llamarle la atención el descubrir “una cultura muy primitiva en una época muy reciente, que fue la época medieval europea, cuando hasta el siglo XIV, los indígenas de la isla no tenían contacto con la cultura europea”. El guía lo compara con otras islas, en las que tempranas colonizaciones bloquearon la vida prehispánica, mientras que en las islas canarias marcó un antes y un después esta cultura indígena.

Uno de los motivos por los que el turista se sorprende es porque, tal como destaca Quintana, “sigue existiendo el tópico de Gran canaria como lugar solo de playa sol y playa”.

Anuncios

“Aunque cierto es que en estos últimos años ha habido un cambio en la mentalidad del turista que está viniendo, y ya busca algo más, quiere descubrir la historia y la gastronomía del lugar, así como sus tradiciones, por eso este lugar se convierte en un aliciente para la gente que busca algo diferente a lo que es sol y playa”, matiza.  #Cultura Canarias