Aparece un nuevo robot en la industria de la robótica, este pequeño robot con un poco más de medio metro de altura, y una cara propia de cualquier anime japonés tiene la oportunidad de convertirse en el primer robot de compañía asequible para cualquier familia, con tan solo un precio de 499 dólares.

“Buddy” es el nombre de este robot amigable con un peso de 5 kilogramos, que posee un sensor de temperatura, una cámara, un micrófono, bocinas y una pantalla touch de 8 pulgadas para interactuar cara a cara con la familia. Posee también Wi-Fi y bluetooth para conectarse con otros dispositivos y conseguir información de la red.

Anuncios
Anuncios

Según la compañía francesa Blue Frog Robotics, creadora de “buddy”, lo más importante de este robot es la posibilidad que tiene de monitorear la casa, para enviar alertas en caso de situaciones fuera de lo común y la posibilidad de conectarse por “telepresencia” que permite a la familia conectarse con cualquier tecnología de comunicación como Skype desde cualquier punto de la casa que posea conexión a la red.

Además tiene otras funciones, como ser el camarógrafo de cualquier ocasión especial, asistente personal (recordar tareas importantes, contestar llamadas telefónicas, leer mensajes de correo electrónico y monitorizar la electricidad consumida por los electrodomésticos)  o ser compañero de personas de tercera edad y niños con autismo.

La campaña propia de la compañía ha hecho que esta recaude más de cuatro veces lo que inicialmente la compañía había demandado, con ya más de 700 usuarios que esperan este producto para mediados de 2016.

Anuncios

Además, buddy ha captado la atención a todos en el mercado de la robótica doméstica y familiar, que entre el año 2015 y 2019 se prevé que aumentará en un 17%.

En pocos años hay una posibilidad muy grande de integrar un robot comercial en nuestras vidas, así como hemos visto en la caricatura los “supersónicos” y en la películas de ciencia ficción como “yo robot”, esto ya se está haciendo realidad y está planteando serios problema éticos, con la inteligencia artificial.

Buddy, capta las señales provenientes de los sensores y las convierte en varios tipos de expresiones que se pueden ver en su pantalla. Esto te hace preguntarte ¿Tiene emociones? ¿Realmente siente? O simplemente es un conjunto de unos y ceros que ejecutan ciertas funciones. Tal vez, nuestras emociones y pensamientos sean un conjunto de funciones o algoritmos complejos que han evolucionado con el paso del tiempo. #Calidad de vida