LinkedIn es la red de referencia a la hora de establecer contactos laborales o de ventas. Actualmente, es la mayor plataforma de contactos profesionales con un total global de 187 millones de personas. De ahí su importancia para encontrar una oferta de empleo o hallar otras personas que nos ayuden a acceder al contrato deseado.

Frente a masificados portales de empleo generalistas, LinkedIn se asienta cada vez más como una forma diferente de obtener un empleo basada en la participación, la colaboración, y la comunicación con usuarios que pueden abrir puertas al futuro puesto. Aquí van unos primeros pasos para echarte una mano en la finalidad de dejar las listas de los servicios de empleo.

Anuncios
Anuncios

La mayoría de ellos se recomiendan en el libro "LinkedIn: consigue una red de contactos para tu éxito", de Jan Vermeiren:

- Márcate un objetivo. Este primer paso es primordial. ¿Buscas #Trabajo o clientes para tu proyecto emprendedor? Es importante para trazar a continuación nuestra estrategia de contactos (¿a quién nos interesa contactar? ¿por qué? ¿qué grupos convienen más?) y enfocar así las acciones previstas.

Conoce la herramienta. Antes de ponerte en marcha, y para afinar más tus tácticas de búsqueda, dedica un tiempo para conocer las secciones de esta red social y qué te pueden aportar. Hay abundante material en webs, blogs y youtube que te puede ayudar, como el e-book gratuito 'Buscar empleo en la web 2.0', de la consultora Arperson.

- Completa tu perfil. Expón detalladamente las características y méritos de tu CV.

Anuncios

Además, LinkedIn te da la opción de tener tu perfil en otros idiomas como el francés o el inglés, por si buscas empleo en otros países o clientes internacionales. Revisa que tu currículum esté actualizado.

- Lenguaje. Comprueba que no te hayas dejado alguna errata o falta de ortografía. Usa un lenguaje adecuado, profesional, lejos de informalidades que se pueden dar en otras redes.

 

- Profesional, no personal. Evita detalles de tu vida privada. LinkedIn no es facebook. No da buena imagen poner fotos de tus últimas vacaciones, o de tu perro. Adjunta presentaciones, vídeos o documentos que hablen de tu quehacer y trayectoria y que te hagan destacar por la experiencia que has acumulado.

- Grupos. Un factor importante para incrementar tu presencia y tu reputación online. No sólo compartas enlaces de tu blog profesional, también participa en las conversaciones del sector que te interese y ayuda a otros usuarios en sus posibles dudas y consultas. Además, puedes dar un paso al frente y crear tu propio grupo, invitar a los demás, aportar contenidos (e invitar a los demás a que lo hagan).

Anuncios

Te dará puntos para irte posicionando así como un experto en tu materia. No obstante, antes de esta acción, asegúrate de que conoces bien la dinámica de los grupos de LinkedIn.

- Recomendar y ser recomendado. Las recomendaciones recibidas aumentan los niveles de confianza en tu perfil por parte de terceros. Un pequeño truco que da el "empujón" final a quienes no saben qué escribir de ti es que tu les pases un borrador destacando las cualidades que quieras subrayar. Esto ahorrará tiempo a la otra persona también. Por otro lado, no dejes de recomendar a otros. 

- Contactos. Piensa en qué personas pueden servir para tu  meta, tanto de forma directa o indirecta (para presentarte a alguien de tu interés). Piensa igualmente en el nombre de la posición a la que quieres acceder. Ellos conocen a más gente del mismo cargo y quizá sepan de nuevas vacantes. 

- Buscador de ofertas de empleo. Usa la configuración avanzada de búsqueda para buscar por país ciudad y(o palabra. clave. Paralelamente, puedes emplear el servicio de alertas por correo electrónico para que LinkedIn haga la búsqueda por ti y te la mande regularmente a tu bandeja de entrada.

- Constancia. Al ser el ritmo de publicaciones de LinkedIn menor que otras redes como twitter, la moral del principiante se puede ver mermada. No te desanimes. Quizá las respuestas se puedan hacer esperar, pero llegan. #Internet #Redes Sociales