Actualmente los dispositivos móviles han alcanzado gran difusión, no solo los teléfonos móviles celulares, principalmente tipo smartphones, sino que en menor grado hay otros con amplia difusión como por ejemplo las tabletas y Phablet (del inglés: contracción de phone y tablet).

A su vez las funcionalidades se han incrementado paulatinamente y a un ritmo vertiginoso, apenas se venden teléfonos que solo sirvan para hacer llamadas de voz. Si nos fijamos en cualquier dispositivo, aunque sea de precio medio, comercializado en los países desarrollados, incorporan funciones que hasta hace poco eran prestadas por objetos totalmente ajenos a lo que se conoce como teléfono, por ejemplo: cámaras de fotografía compactas, consolas de juegos portátiles, calendarios, agendas y blocs de notas, navegadores GPS, reproductores de música (los tan famosos MP3).

Anuncios
Anuncios

La consecuencia, que en muchas situaciones puede llegar a ser poco deseable, es que el consumo de energía se ha incrementado de tal forma, que la comodidad que se daba con los primeros teléfonos móviles de difusión masiva, de no tener que preocuparse de cargar las baterías en varios días, ya no es posible. Actualmente, incluso los teléfonos más caros, presentan el problema de que con el uso habitual, la batería lo mas que dura cargada es un día.

Esta situación ha dado lugar a diversas investigaciones para lograr un menor consumo de energía en los smartphones, sin embargo por mucho que se optimiza la electrónica, las aplicaciones suelen ser las grandes devoradoras de la carga eléctrica de las baterías. Pero la realidad es algo diferente, estos dispositivos pierden energía, pues casi el 97 % de las señales de teléfonos móviles celulares nunca llegan a su destino y simplemente es energía que se pierde.

Anuncios

Investigadores de la Universidad Estatal de Ohio (EE.UU.) han encontrado una manera de hacer que las baterías de los teléfonos inteligentes duren hasta un 30 % más, mediante la captura de la energía desperdiciada. El circuito que han diseñado y patentado, convierte algunas de las señales de radiofrecuencias provenientes de un teléfono en energía de corriente continua (CC), que sirve para cargar la batería del dispositivo móvil. Esta tecnología puede ser incorporada en un smartphone, sin agregar más que un pequeño volumen y peso.

Según indica Chen Chih-Chi, profesor asociado de investigación de ingeniería eléctrica e informática, "cuando el teléfono se comunica con una antena de #Telefonía móvil o un enrutador wifi, hay una cantidad de energía que se desperdicia. Se puede reciclar parte de esa energía perdida". Hay algunos productos que "cosechan" señales de radio del ambiente para cargar pequeños dispositivos inalámbricos, como los sensores de temperatura. Pero esta invención es muchas veces más potente y eficiente, además captura la energía directamente de la fuente, incluso hasta el orden de nanovatios.

Anuncios

Los desarrolladores pretenden insertar el sistema en una lámina que se pega directamente a un teléfono. En última instancia, sin embargo, les gustaría colaborar con un fabricante para ensamblarlo directamente en un teléfono, tableta o portátil. #Investigación científica