Las aventuras que viven las compañías de ocio electrónico son casi tan rocambolescas como las que se viven en los propios #Videojuegos. Uno nunca sabe cuándo va a dar con la tecla del éxito. Aunque todos los movimientos empresariales estén más que planeados, no se sabe con qué intensidad golpeará la ola contra el público.

Algo así le ha pasado a Nintendo con sus amiibo. Las figuras interactivas basadas en muchos de sus más icónicos personajes (Mario, Luigi, Donkey Kong, Kirby,etc) han conseguido calar hasta las cejas a todo el mundo. Desde la llegada a finales de 2014 de la primera tanda de figuras, ya se han servido a las tiendas otras dos tandas más, con nuevos personajes basados en el juego Super Smash Bros, que tan buen éxito ha cosechado tanto en Wii U como en Nintendo 3DS y también en Super Mario

El problema que ha habido con estas figuras capaces de interactuar con el videojuego es que ha supuesto una verdadera fiebre.

Anuncios
Anuncios

Las tiendas veían como se agotaban las existencias de las figuras solo en las reservas, es decir, sin llegar a tener ninguna físicamente en la tienda, éstas ya se habían agotado. En España ha pasado exactamente lo mismo. Las superficies a las que han llegado estas efigies han visto como su stock desaparecía inmediatamente, dando lugar a frustraciones por parte de los jugadores menos avispados que veían cómo la figura de su personaje favorito se les escapaba de las manos.

Tras meses de sequía, Nintendo ha decidido volver a abrir el grifo y ha anunciado que para satisfacer la enorme demanda de figuras amiibo, volverán a fabricarlas y a distribuirlas por todo el mundo. Por lo que respecta a España, la delegación de Nintendo en nuestro país ha confirmado que serán unas 100.000 unidades de estas figuritas las que llegarán a las tiendas.

Anuncios

Será entre mayo y finales de julio cuando podamos ver de nuevo en los estantes de las tiendas especializadas y grandes superficies las cajas de amiibo de los personajes de Nintendo, que ha admitido que esta fiebre le ha cogido completamente por sorpresa, esperemos que esta vez, hayan abierto el grifo lo suficiente para calmar la sed de todos.