La palabra memoria es muy habitual en la vida real, podemos hablar sobre si una persona tiene más o menos memoria y la capacidad para recuperar la información de nuestros cerebros, pero actualmente otro tipo de memoria ha logrado acaparar la atención, se trata las memorias basadas en la electrónica, que han proporcionado un gran desarrollo de todo tipo de dispositivos que han mejorado nuestro entorno de vida. Bajo muy diferentes tipos y presentaciones se encuentran actualmente por todas partes, no solo en los ordenadores.

Dado que cada vez se miniaturizan más los dispositivos electrónicos, los investigadores buscan continuamente la forma de lograr circuitos electrónicos de menores dimensiones.

Anuncios
Anuncios

Tenemos el ejemplo de la típica memoria RAM de los ordenadores, el tamaño y precio ha disminuido de forma continua, mientras que su capacidad aumentaba. Incluso se ha logrado escribir y recuperar información en moléculas de ADN, que se encuentran en los seres vivos.

Siguiendo con la tendencia de abaratar costes de fabricación, investigadores del "Finish VTT Technical Research Centre", en Finlandia, han mostrado que se pueden imprimir circuitos electrónicos de memoria directamente sobre papel, utilizando técnicas sencillas de impresión a partir de una mezcla particular de tintas metálicas disponibles comercialmente. Estos investigadores prevén memorias de papel baratas, para ser utilizadas en aplicaciones tales como el registro de datos de sensores, marcas de certificados de productos originales, cartas de juego, envases interactivos y tarjetas de información de productos, entre otras muchas posibles aplicaciones.

Anuncios

Las memorias de una sola escritura y múltiples lecturas (conocidas como WORM, por ejemplo como los primeros CD) pueden ser fabricadas directamente en el producto o envase, mediante máquinas de impresión flexográfica o impresoras de inyección de tinta, que son comunes en la industria del embalaje. En los experimentos de los investigadores, cada bit de memoria que se puede escribir, mide alrededor de 0.2 x 0.3 mm, y consiste en una mezcla de dos tintas de nanopartículas de plata, disponibles en el mercado, que se secan después de un proceso de impresión de los bits reales y sus electrodos de escritura/lectura asociados.

La escritura se lleva a cabo mediante la aplicación de un voltaje bajo (inferior a 10 V) a través del bit, que afecta a las nanopartículas de plata adyacentes y crea una ruta de menor resistencia eléctrica, cambiando el bit de memoria de un estado de alta resistividad "0" a otro de baja resistividad "1". El proceso no es reversible, por eso son memorias tipo WORM.

Anuncios

Una característica interesante de estas memorias WORM resistivas, es que se pueden leer sin necesidad de contacto. En lugar de poner en contacto físicamente los bits para medir su resistencia, ésta se puede leer a través de una medición capacitiva de campo cercano, con un barrido sobre el dispositivo lector. Incluso podrían leerse utilizando la energía proveniente de un sistema RFID o un lector NFC. #Investigación científica