Con la nave de abastecimiento SpaceX llegó a la Estación Espacial Internacional, el lunes por la mañana, la primera máquina de café espresso del mundo diseñada exclusivamente para los astronautas. La astronauta italiana Samantha Cristoforetti capturó la cápsula Dragón, que llegó tres días después de su lanzamiento de Florida, con la ayuda de un brazo robot gigante. Una curiosa forma de recoger una maquina de café.

Italia proporcionó la cafetera para Cristoforetti, que solo ha bebido café instantáneo desde su misión, que comenzó en noviembre. "Ha sido increíble", dijo Cristoforetti después de atrapar al Dragón sobre el Pacífico.

Anuncios
Anuncios

"Un montón de ciencia e incluso café de allí, así que es muy emocionante."

La máquina de café espresso llegó con tres meses de retraso debido a la acumulación creada por la pérdida el año pasado de una nave de aprovisionamiento en una explosión en el lanzamiento. Un poco más tarde, y la máquina de café se habría perdido la compañía de Cristoforetti, ya que regresa a casa el próximo mes.

Dragón se mantendrá en el laboratorio orbital hasta alrededor del 21 de mayo, cuando se darán a conocer todos los experimentos y se desechará el equipo para el regreso a la Tierra. Es la única nave de suministro capaz de traer artículos de nuevo. Entre las investigaciones recién llegadas, están experimentos para el astronauta estadounidense Scott Kelly, que se encuentra a sólo un par de semanas para acabar una misión de un año, que será un récord para la NASA.

Anuncios

SpaceX, por su parte, dio a conocer un vídeo que muestra el aterrizaje de la primera etapa en una plataforma en el océano poco después del despegue del martes. Era el tercer intento de la compañía de California para llevar un cohete a la plataforma, estacionado frente a la costa noreste de Florida. El jefe de SpaceX, Elon Musk dijo que la plataforma solo sufrió daños menores. El próximo intento será en junio, en la próxima ejecución de suministro de SpaceX para la NASA.

Musk, un empresario multimillonario que creó el fabricante de coches eléctricos Tesla, y en este caso quiere volver a utilizar sus cohetes para reducir el costo de los vuelos espaciales.