Nokia, esa vieja empresa con la que muchos nos iniciamos en el mundo de los móviles. Durante muchos años fueron los dominadores del mercado de la telefonía. Eran duraderos y sencillos en su uso, parecían imbatibles y cada modelo era mejor y más fiable que el anterior, hasta que la empresa que se creía infalible, saca la aún más ambiciosa serie "N" que resultó ser un fracaso, terminales caros y que dejaron al traste la fiabilidad histórica de la marca. El sistema symbian y la falta de visión en cuanto al uso de la pantalla táctil fueron una catástrofe para una empresa que llegó a tener el 40% del mercado en sus mejores momentos.

Microsoft firmó un acuerdo con Nokia en 2011 y la marca en 2013 decidió ceder al grupo norteamericano su rama movil y centrarse en las redes de telefonía, la jugada una vez más le ha salido bien y ahora, en 2015 acaba de realizar la compra de Alcatel-Lucent por 15.600 millones de euros, convirtiéndose en el segundo gigante mundial después de Ericsson.

Anuncios
Anuncios

La empresa resultante estará compuesta por 114.000 trabajadores y una predicción de unas ventas de unos 26.000 millones de euros.

La historia de la empresa pese a sus evidentes éxitos mezclados con algunos sonoros fracasos es una lección de reinvención y de adaptación al medio. Nacida en 1865 comenzó su historia siendo una fábrica de papel, para seguir con botas, ruedas y entró en el mercado de los cables de conducción eléctrica. En 1960 da un giro radical y entra en la electrónica de consumo: teléfonos, ordenadores y televisores serán sus principales productos, en los que irá perdiendo la fe para centrarse en la #Telefonía móvil.

En 1987 el todavía presidente de la URRS Mikhaïl Gorbatchev llamaba a un Ministro de su ejecutivo con un movil de 800 gramos y que tenía un coste de unos 4.500 euros.

Anuncios

Todavía quedaban varios años para su reinado pero la marca finlandesa ya estaba preparando su asalto. El de ahora, es otro más en su larga historia de renacimiento. Nokia vuelve por sus fueros y parece que victoriosa.