La compañía española Remotte Labses ha presentado el prototipo de casco virtual compatible con teléfonos inteligentes, que permite bucear en una piscina como si estuvieras en el océano. El casco se pondrá a la venta a partir del año 2016 en todo el mundo y será dar un paso hacia delante en el tema de realidad virtual.

El Nautilus VR vendrá con un tubo de respiración para usarlo bajo el agua y un sistema antivaho para garantizar una buena visión de la realidad virtual, será compatible con cualquier tipo de smartphone con una pantalla desde las 4.7 a las 5.2 pulgadas que irá emplazado en el interior de una carcasa totalmente estanca.

Anuncios
Anuncios

El casco virtual te dará la posibilidad de buscar tesoros sumergidos o descubrir barcos hundidos hace muchísimos años, también será una buena forma de disfrutar entornos submarinos recorriendo ecosistemas de una gran belleza y poder estar rodeado de una gran diversidad de fauna marina. El Nautilus VR ha creado una plataforma de contenido abierto, para que los desarrolladores que lo deseen puedan crear vídeos de 360 grados en tres dimensiones, siempre que sean relacionados con los océanos o los mares.

Según se comentó en la presentación del invento, las nuevas aplicaciones irán centradas a los más pequeños para que se puedan acercar más a la belleza de las profundidades de los mares y océanos de nuestro planeta, podrán consultar desde cualquier información de cualquier animal marino hasta resolver cualquier duda de los hábitat donde viven dichos animales.

Anuncios

La máscara submarina ha sido inventada por Juan Barambones y ha sido desarrollada junto con él por un equipo de ocho personas de la empresa Remotte Labs, la mayoría de ellos españoles. El interior de la máscara está compuesto por un sistema de lentes de realidad virtual que lleva añadido un sistema de respiración antivaho que cubre toda la cara y una carcasa estanca para el smartphone, todo esto hace que una vez bajo el agua las imágenes proyectadas se coordinen perfectamente con los movimientos del buceador. #Telefonía móvil #Investigación científica