Anonymous, el popular grupo de hackers activistas, ha hecho pública a través de Ghostbin una lista en la que incluyen 70 webs que apoyan al Estado Islámico y, lo que más repercusión ha generado, las empresas que alojan dichas webs. Entre los hostings se encuentran nombres como Google, Yahoo o la polémica CloudFare.

El grupo de hackers ya adelantó que iba a emprender una lucha contra ISIS y el yihadismo en #Internet. En el pasado mes de febrero consiguieron hackear cientos de cuentas de los extremistas islámicos y publicó una lista con los nombres y perfiles en Internet de personas sospechosas de pertenecer a la organización terrorista.

Anuncios
Anuncios

Los datos que el propio grupo de hackers comparte en las redes sociales sobre la ciberguerra al Estado Islámico hablan de su eficacia: 233 sitios web atacados, 83 webs destruidas y 25.000 cuentas en Twitter que se usaban para difundir ideas extremistas cerradas.

La lista que han hecho pública se sitúa en lo que han dado a llamar tercera fase de la Operación ISIS. En dicha lista se puede comprobar como la gran mayoría de empresas que ofrecen alojamiento a los yihadistas (a cambio de dinero, claro) son europeas y estadounidenses. Las empresas de Oriente Medio que hacen lo mismo son muy pocas.

Junto a la lista, Anonymous ha emitido el siguiente comunicado: "Es nuestro más sincero deseo que los medios utilicen estos datos como una herramienta para mostrar al mundo que, de alguna manera u otra, el Estado Islámico está presente en todas partes, y que hay empresas que desconocen qué contenidos manejan sus clientes, o simplemente hacen la vista gorda para así obtener beneficios fáciles, eligiendo aceptar dinero manchado de sangre."

Sin duda, a la empresa a la que peor le ha venido ver su nombre publicado en esa lista ha sido a CloudFare, que ya venía acumulando polémicas sobre su ética y moral por permitir que sus dominios se usasen para crear webs que difunden malware o incluso páginas en las que cualquier persona podía comprar una tarjeta de crédito robada.

Anuncios

Ojo, no hablamos de la deep web si no de páginas que se pueden encontrar desde cualquier buscador.

A la empresa le ha llovido un aluvión de críticas desde la red, tanto comentarios mordaces por parte de miembros de Anonymous que les preguntaban cosas como: "¿Pronto aceptaréis cabezas humanas como pago al igual que ya aceptáis dinero manchado de sangre?" como comentarios de usuarios del dominio que están escandalizados con compartir empresa de hosting con terroristas islámicos.

La empresa tiene sede en San Francisco y es propiedad de Matthew Prince, quien se define a sí mismo como geek (lo que en España traduciríamos por "friki de la informática"), wonk (digamos que es alguien que ha destacado mucho en su campo siendo muy joven) y nerd (empollón). La compañía de momento permanece en silencio y no ha respondido a ninguno de los mensajes de los internautas. #Terrorismo