Se trata de un proyecto denominado "Solar Impulse II", que desde Suiza bajo la supervisión de dos ingenieros aeronaúticos y pilotos mundialmente reconocidos, Bertrand Picard y André Borschengberg, ya ha superado todas las fases de experimentación para alcanzar los cielos y volar , hasta cinco o más días sin detenerse, impulsado exclusivamente por energía solar.

El proyecto , que se ha venido desarrollando a lo largo de más de diez años, además de establecerse con claros objetivos ecologistas y medioambientales, cuenta con el apoyo de grandes firmas empresariales como Bayer, Schindler, Solvay, ABB y Omega, ABB, empresas que han aportado diversos elementos para su fabricación como baterías, electrodos, y piezas especialmente diseñadas para que el "aeroplano cuente con autosuficiencia energética", sin la necesidad de utilizar combustible.

Anuncios
Anuncios

Características del avión

El avión tiene una dimensión de alas de 72 metros y pesa alrededor de 2.300 kilos. Cuenta con cuatro motores eléctricos que generan energía y acumulan la energía solar, razón por la cual al avión le es posible volar tanto de día como de noche. Las alas están diseñadas de manera tal que en ellas se han insertado más de 15.000 células foto voltáicas, que son las que permiten captar la energía solar a grandes alturas y en movimiento.

El avión, que tiene una velocidad crucero de 90 kilómetros, y que puede alcanzar una altura de 8.500 metros y una máxima velocidad de hasta 140 kilómetros por hora, está siendo comandado por dos pilotos, los cuales desde una cabina ergonómica de apenas 4 metros se irán turnando para pilotar el avión y monitorizar todas las acciones del vuelo.

Anuncios

Además de tratarse de un proyecto muy serio e innovador en lo que a la industria aeronáutica se refiere, "Solar Impulse II" se muestra al mundo, después de 13 años de investigación y desarrollo, como una apuesta por las energías limpias y no contaminantes. Sus creadores afirman que se trata de un "proyecto humanista" que nace con el objetivo de "defender" a la especie humana de la propia contaminación que ella genera, dañando al planeta y al ser humano mismo, demostrando que es posible, en este caso volar y desplazarse por el mundo sin dejar huellas de carbono; es decir sin perjudicar la atmósfera, ni la ruta que utilizamos sea cual fuere , dañando siempre al medio ambiente. Este proyecto también había sido presentado en España tres años atrás y contó con la presencia de Bertrand Picard, uno de sus creadores, experimentado piloto quien ya había dado la vuelta al mundo a bordo de un globo aerostático.

El viaje del avión sin combustible acaba de comenzar y los interesados pueden seguir su derrotero y conocer las experiencias de vuelo a través de las páginas de Twiter y Facebook de sus pilotos Bertrand Picard y André Borschengberg quienes "on-line" irán informando a sus seguidores de los pormenores de esta maravillosa vuelta al mundo. #Energías renovables #Ecología