Ingenieros de la Universidad de Texas A&M dirigidos por Carlos J. Sánchez han desarrollado un sistema para controlar cucarachas por control remoto. El sistema se conecta directamente al sistema nervioso del insecto e impide su autonomía. El microcontrolador se alimenta con una pequeña batería colocada en el lomo de la cucaracha y recibe las instrucciones remotas que permiten dirigir su movimiento y su manera de caminar.

Existen otros métodos de control remoto que se ha desarrollado en años previos. Estos interfieren las antenas con pulsos eléctricos y crean la ilusión de un obstáculo a evitar, de manera que la cucaracha se ve obligada a cambiar de dirección en su natural predisposición a alejarse de las fuentes que detecta.

Anuncios
Anuncios

De hecho, existen en el mercado kits "cucarachas teledirigidas" y en internet se pueden encontrar manuales para construirse un controlador casero.

La novedad en este caso reside en que la conexión se establece directamente con el sistema nervioso. Según los investigadores, este proceso de estimulación es mucho más efectivo que los anteriores, ya que la interferencia de las antenas puede ser eludida si se dan otros estímulos que la superan, como la percepción de determinados olores.

El desarrollo de sistemas robóticos autónomos es de gran interés para científicos e ingenieros. Los insectos son, a día de hoy, los organismos que más se estudian tanto para imitar sus movimientos en robots completamente artificiales como para generar criaturas híbridas, las cuales aúnan las características únicas y complejas de un ser vivo y las ventajas de manipulación que ofrecen los robots.

Anuncios

Las posibles utilidades de tales insectos teledirigidos son innumerables, desde labores de rastreo y búsqueda de supervivientes en catástrofes hasta su empleo en tareas de espionaje.

Los detalles del sistema de control y los experimentos realizados han sido publicados en el Journal of the Royal Society Interface el bajo el título "Locomotion control of hybrid cockroach robots" con fecha de 4 de marzo de 2015. #Investigación científica