¿Recuerdan aquellos #Coches de las películas futuristas que volaban entre los edificios? Pues ya están aquí. Finalmente, y con algo de retraso en relación a las predicciones cinematográficas, los automóviles capaces de volar ya están listos para salir al mercado.

Más allá de los automóviles capaces de levantar el vuelo y en los que están trabajando además de las grandes compañías automovilísticas los equipos de I+D+i de Apple o Google, una empresa europea ya tiene listos los primeros modelos de coches voladores que esperan sacar al mercado en 24 meses.

Bajo la firma de Aeromobil (eslovaca), ha creado y empezado a fabricar en cadena el primer coche capaz de elevarse en el momento en el que lo considere oportuno el conductor, rompiendo para siempre con la forma de entender la conducción automovilística.

Anuncios
Anuncios

Después de cinco largos años trabajando en la investigación y desarrollo de estos automóviles que podrán rodar por carreteras o surcar los vientos, Aeromobil ya tiene listo una serie de modelos que lanzarán a la venta en 2017.

Si bien no existe fecha exacta ni un precio aproximado, sí que han querido dejar claro que estos primeros modelos no serán aptos para todos los bolsillos, dado que el precio de los primeros modelos de aerocoches rondarán los cientos de miles de euros.

El gran problema al que se enfrentan estos nuevos vehículos es el legal, dado que actualmente no existe ninguna regulación para controlar y regir el tráfico de estos nuevos automóviles capaces de evitar los atascos a golpe de propulsión aérea.

Mientras trabajan en la búsqueda de materiales más ligeros y capaces de el impacto de un aterrizaje poco suave, en paralelo estudian cómo salvar las restricciones y problemas que puedan ir saliendo de los diferentes gobiernos una vez se pongan a reglar el movimiento y las actuaciones de los nuevos coches voladores.

Anuncios





En cualquier caso, parece que la llegada desde los aires de los nuevos coches voladores parece imparable, y ahora muy cercana. Quizás en menos de lo que esperamos veamos alguno por nuestras ciudades.