Que todo el mundo 'barre para su casa' es una lección que tenemos más que asimilada, pero la repercusión del asunto cambia cuando se trata de un gran imperio tecnológico. #Google fue acusado en 2012 por la Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos de manipular los resultados en las búsquedas de los usuarios en su propio beneficio, y ahora esos informes se han filtrado a la prensa, saliendo a la luz gracias a 'Wall Street Journal'.

La voz de alarma saltó en 2011 y desde entonces se estuvieron estudiando los procedimientos empleados por el buscador. Más tarde, en 2012 y tras la investigación que se había puesto en marcha, se realizó un informe sobre la actividad a nivel interno de la empresa. Al parecer Google efectivamente privilegiaba sus productos en la web, como así acusaba la competencia. 

Sin embargo, tras 19 meses de estudio la FTC decidió no interponer demanda y, por tanto, no tomar medidas al respecto, respetando así la manera de actuar de Google.

Anuncios
Anuncios

Aunque sí que se llegó a un acuerdo en 2013 en el que el buscador aceptaba que algunas webs de negocios pudieran optar por no aparecer en los resultados de sus búsquedas. Y, además, se comprometía a respetar que los anunciantes llevasen también sus campañas a otros buscadores alternativos.

Este tema atañe especialmente a las webs de viajes o de compras por internet, al ser los principales perjudicados. Ya que se dieron casos tan disparatados en los que sus propios enlaces perdían relevancia en favor de webs más generalizadas que aparecían en primer lugar. Un ejemplo, determinado que se ha puesto sobre la mesa han sido las páginas de vuelos o restaurantes, donde aparecía antes Google+ que otras páginas dedicadas exclusivamente a ello, como son TripAdvisor o Expedia. 

La acusación denuncia no sólo el trato desigual que la compañía ha llevado a cabo, donde no se han seguido los mismos parámetros para posicionar sus servicios y los ofertados por la competencia, sino también el haber copiado contenidos de otras webs para revalorizar algunos de sus productos.

Anuncios

Al parecer Google habría exigido a webs como Yelp el uso gratuito de su contenido, sin posibilidad a negarse o perderían posicionamiento en el buscador.

De manera que, fuera cual fuese la búsqueda, los enlaces de Google primaban por encima de los demás. Por su parte, el presidente de la Google, Eric Schmidt, declaró en su día cuando aún era consejero delegado: "Puedo asegurar que no hemos retocado los resultados". Una afirmación parcialmente verdadera en lo que respecta a ordenadores, aunque no así en lo referente a móviles o relojes con Android.