El convertir las farolas en puntos de recarga para los coches eléctricos tiene varias ventajas, no sólo económicas. En principio, el que se puedan encontrar puntos de recarga con mucha más facilidad y con una instalación económica. Además, quedaría integrado arquitectónicamente como un elemento más de la ciudad.

Hoy en día, es muy difícil encontrar puntos de carga para coches eléctricos en nuestras ciudades. Por ejemplo, en Madrid o Barcelona existen varias plazas de aparcamiento públicas que tienen este sistema, pero bastantes de estas localizaciones o no funcionan o están ocupadas por coches no eléctricos. Esto se podría solucionar convirtiendo algunas farolas públicas que se encuentran en las ciudades en puntos de recarga.

Anuncios
Anuncios

Para reducir la contaminación en nuestras ciudades, solo hay dos soluciones que se pueden llevar a cabo: penalizar a coches que contaminen mucho con más impuestos o restricciones de uso, y fomentar el uso de otro tipo de movilidad.

Si las administraciones públicas quieren reducir los niveles de contaminación de las grandes ciudades, no es suficiente con colocar bicicletas, sino que se tiene que fomentar un cambio de mentalidad, pero para que se dé ese cambio, no es el cliente el que tiene que dar el primer paso. No vale primero comprar coches eléctricos y después ver cómo podemos adaptar la ciudad a ellos.

Berlín ha desarrollado un proyecto para convertir 1000 farolas públicas en puntos de carga. El coste aproximado por farola sería de unos 400 euros. Una inversión de menos de medio millón de euros para fomentar la compra y uso del coche eléctrico.

Anuncios

Para usar estas farolas, se tendrá que adquirir una tarjeta que permita acceder al cargador de la farola, pero también a más de 2.500 puntos de carga instalados por toda Europa. El proyecto lleva ejecutándose desde el año 2013, cuando se convirtieron 100 farolas, pero el objetivo es convertir 10 veces más y conseguir que los usuarios compren coches eléctricos y con ello solucionar el problema de la contaminación de la ciudades.