En el anterior artículo, Telefonía Móvil: ¿Peligra la salud de tu hijo? , del que este es continuación, hicimos eco de los últimos estudios científicos realizados a propósito de la radiación producida por los campos electromagnéticos de los teléfonos móviles, concluyendo que ésta afecta más del doble a los jóvenes que a los adultos; cierto es que en todos los estudios realizados, no se ha encontrado relación con alguna enfermedad.

Sin embargo podríamos considerar confirmación indirecta de que puede existir riesgo, el hecho de que importantes fabricantes publiquen consideraciones al respecto en sus precauciones de uso: Blackberry en su modelo Torch 9800 aconseja mantener el teléfono a 25 mm del cuerpo, y en el manual del IPhone 5 se aconseja utilizarlo con el manos libres o mantenerlo a 10 mm de la cabeza.

Anuncios
Anuncios

La clave para valorar la radiación que absorbemos está en la densidad de potencia de la señal de nuestro teléfono móvil y que ha dado lugar a un parámetro universal para hablar de la cuestión. El SAR, que es la tasa de absorción especifica, en otras palabras, la cantidad de energía de radiofrecuencia que es absorbida por los tejidos del cuerpo humano.

El proyecto internacional CEM recomienda en su hoja informativa 193 medidas de precaución que podrían ser aplicadas a niños y adolescentes para limitar su exposición a los Campos Electro Magnéticos (CEM) Con estas consideraciones podríamos concretar y concluir el artículo con unos buenos consejos:

1/ Elegir un modelo de teléfono con una baja radiación, con el menor SAR posible medido en W/Kg. Hay una página web internacional y traducida al español donde aparece publicado el SAR de casi todos los teléfonos móviles para ayudarnos a elegir el modelo de menor riesgo: www.sarvalues.com

2/Limitar el tiempo de uso del teléfono; parece claro que a menor uso, menor exposición y menor riesgo, con lo que lo mas prudente sobre todo en niños es permitirles su uso únicamente para llamadas de emergencia.

Anuncios

3/ Alejar todo lo posible la fuente de RF o sea el móvil, de nuestra cabeza y cuerpo, bien a través del altavoz o de un manos libres, con cable evidentemente; Parece ser que la tendencia con los nuevos smartphones es a la mensajería de texto; si la nueva tecnología 4G, bloqueada por el retraso de casi cuatro años en la liberación del dividendo digital por obra y gracia de nuestro Ministerio de Industria, se impone en la oferta de los operadores, esto potenciará la mensajería y facilitará la vídeo llamada, con lo que esta tendencia nos ayudará a separarnos el teléfono de la cabeza; una bendición.

4/ Procurar apagar el teléfono móvil dentro del coche y sobre todo con niños, el habitáculo metálico es una jaula de Faraday donde se concentran las mil reflexiones de la radio frecuencia emitida por nuestro teléfono móvil. La solución a este problema sería instalar un manos libres conectado con cable o cuna y antena al exterior del coche, usando de contra-antena la propia chapa del techo del vehículo para mayor cobertura del teléfono y seguridad de sus ocupantes.

Anuncios

Por concluir, podemos decir que en todos los estudios e investigaciones realizadas no se ha podido confirmar la relación de enfermedades con el uso del móvil, sin embargo dado el corto periodo de vida de esta tecnología y su continua evolución, todos concluyen con la imposición del principio de precaución; es por esto, por lo que estimados papás, os deseo le echéis un par de, en definitiva mucho coraje. #Telefonía móvil #Cáncer