En estos días se ha conocido que Facebook permite elegir herederos digitales que puedan gestionar las cuentas de la persona fallecida. Pero ¿pasa esto mismo con los archivos que hay en la "nube", así como sus cuentas de correo o sus perfiles? Pues sí. Hay un sencillo documento llamado testamento digital que nos puede hacer más fácil todo este proceso.

El testamento digital no es diferente un testamento tradicional que se hace ante un notario. De hecho, lo normal para hacer este tipo de testamento es ir a un notario y redactar un documento con todos los servicios de correo, almacenamiento de datos, redes sociales o cualquier sistema de pago donde se tiene una cuenta abierta en la red.

Anuncios
Anuncios

Además, se tiene que explicar que queremos hacer con todo ello (si se cancelan, si queremos que desaparezcan total o parcialmente, si queremos que sean remitidas a sus familiares para que los conserven, etc.).

Se debería contemplar el hecho de adjuntar en el documento todas las claves de entrada y nombres de usuarios de los diferentes servicios que se use. Aunque si se cambia con frecuencia de contraseña, como siempre se recomienda, esto último no tiene demasiado sentido. También se debería de indicar lar personas que se encargarán de todas las gestiones a la vida personar en #Internet.

En #Google, hay un apartado de "administrador de cuentas inactivas" al que se pueden dirigir los familiares para gestionar el cierre en Google+, Gmail y otros productos del famoso buscador.

Anuncios

Este, comprobaría el parentesco que se tiene con el fallecido, y dará de baja las cuentas.

Apple, sin embargo, considera que el derecho de un usuario sobre contenidos comprados en iTunes o conservados en iCloud, termina con la muerte, por lo que tras comprobar que el usuario ha fallecido, ejecuta la destrucción de todo ese material.

En la red social #Facebook, existe una página para que se comunique la muerte de una persona por parte de un familiar. La red comprueba que en realidad ha sucedido y la página de la persona facellida puede convertirse en una especie de panteón digital conmemorativo.

Otra de las redes emergentes en los últimos tiempos, Instagram, tiene una página muy parecida a la de Facebook que permite realizar las mimas acciones.

Por último, Twitter, también tiene una página dónde poder notificar el fallecimiento de un usuario y después de estudiar la documentación que se debe de aportar y comprobar que todo está en regla, ejecuta la eliminación y borrado de la cuenta.