Viajar en avión siempre ha sido un gran desafío para gente con problemas de espacio, claustrofóbicos, obsesivos compulsivos, personalidades ansiosas y para algunas otras personas de mente frágil, como los impacientes, los insomnes, o aquellos que temen siempre que el avión se caiga o se lo trague una nube.

La nueva buena noticia, al menos para los fóbicos, es este nuevo avión de pasajeros diseñado sin ventanas reales y con pantallas virtuales en las paredes del avión para crear una ilusión de transparencia en el pasajero. Dicho de otra manera, nos será muy difícil distinguir entre el adentro y el afuera, entre el cielo y el interior de la cabina.

Anuncios
Anuncios

Las paredes de las cabinas serían más livianas y seguras, estos adelantos no irían en desmedro de la seguridad de la nave. Son dos empresas punteras en tecnología las que estarían más avanzadas en este tipo de proyectos y ambas ya han desarrollado modelos virtuales.

Estas pantallas que estarían dispuestas sobre las paredes de la cabina podrían ser ajustadas y manipuladas por los pasajeros, de modo que los paisajes podrían variar, y además no se visualizarían motores, alas ni turbinas. En el caso contrario, también se podría, como si de una cámara exterior móvil se tratara, configurar la pantalla para que , mientras viajamos, se puedan ir visualizando otras zonas del avión, como la cabina frontal, la cola o el avión entero visto desde los costados, desde abajo o desde arriba.

Así pensado, de momento no se me ocurre cómo comercializarán estos aviones sin ventanas, pero la verdad que no se puede decir que esto ayude precisamente a controlar una fobia o a calmar la ansiedad, puede que funcione en personas con una segura estabilidad emocional porque el “desconcierto”, la sensación de inseguridad, de “estar en el aire”, al no haber separación entre interior del avión y cielo exterior, creo yo que podría incrementar el miedo a volar y causarle a más de uno un brutal ataque de pánico.

Anuncios

En rigor de verdad, aunque los adelantos tecnológicos sin duda pueden hacer de los vuelos aéreos una experiencia placentera, lo cierto es que no todos los seres humanos tenemos vocación de astronautas, y tampoco es que a todos, en plan “sibaritas”, nos entusiasmen tanto las nuevas experiencias.

Pienso que la mayoría de la gente cuando viaja en avión lo que más, o lo único que quiere es llegar. Llegar sano y salvo, y lo más pronto posible. Sí a esta noble causa contribuyen, o contribuirán, en un futuro los aviones sin ventas, ¡pues me apunto y le doy mi enhorabuena!