La carrera de fondo para llegar al cliente se ha expendido a #Internet. El público objetivo está presente en las redes sociales y las empresas se están empezando a dar cuenta de ello. Las #Redes Sociales se han convertido en el espacio de ocio 2.0 dónde los internautas compartimos y consumimos contenido de todo tipo. Para muchos es la ventana que da a las vidas de nuestros compañeros y vecinos. La mirilla por la cual confirmamos, o no, si nos va mejor que al de al lado. Pero no podemos negar que en este gran patio de colegio se encuentran las presas de muchos negocios.

Las redes sociales no son para vender. Una idea equivocada que tienen las pymes es pensar que por el simple hecho de realizar publicaciones diarias van a duplicar sus ventas. Se trata de un enfoque erróneo y que está siendo generalizado. Se hace necesario ver los beneficios del uso de los social media con otros ojos. En primer lugar, aportan un valor añadido y sus efectos se hacen presentes a medio y largo plazo. El planteamiento equivocado es pensar que nos traerá clientes a las dos semanas de abrirnos un perfil de Twitter.

Otro de los beneficios que aporta un buen uso de las redes sociales es una imagen de marca sólida y trabajada que posicionará a dicha empresa como referente en el sector. No solo eso, sino que dicha imagen fortalecida de la empresa asegurará una sensación de confianza en el cliente potencial.

"El hombre es un ser sociable por naturaleza", dijo Aristóteles. No nos olvidemos de que nos encanta estar conectados y que el boca oreja se ha vuelto virtual. Los hábitos sociales han cambiado. Ya no compramos igual, buscamos igual, ni nos relacionamos igual. Cada vez pasamos más tiempo en Internet y por eso las empresas han de hacerse con este medio. Sacarle partido a este nuevo ámbito no es tarea fácil y las empresas han de elaborar nuevas estrategias para dar con su público objetivo a través de Internet.

Una vez entendidos estos conceptos hay que cuidar ciertas normas de estilo para mantener la imagen profesional que deseamos transmitir. La primera persona del plural para dirigirnos a nuestros seguidores en las redes sociales es fundamental y sobre todo especial atención a cómo nos expresamos. No es lo mismo si somos una empresa de moda a una empresa de arquitectura.

No podemos olvidar que controlar lo que los usuarios piensan de nuestra marca es complicado pero que el uso acertado de esta herramienta nos acercará a nuestros clientes. Se consigue cercanía y una atención al cliente totalmente distinta de cómo se realizaba hasta ahora y sobre todo, nos aporta, información de relevancia sobre nuestros clientes.