Whatsapp, Facebook, Twitter o Instagram; por citar algunas de las más populares y recurridas plataformas virtuales de interacción social, se han convertido en los nuevos canales de comunicación on-line preferidos entre las personas para construir sus relaciones afectivas, perjudicando así de manera paulatina, el desarrollo de las relaciones interpersonales forjadas a la vieja usanza, de una manera más convencional: 'el cara a cara'.

Las charlas y encuentros de manera presencial entre los sujetos en cuestión, son progresivamente sustituidos por las conversaciones o los envíos de mensajes, vídeos y fotografías compartidas de modo virtual mediante el uso de Internet.

Anuncios
Anuncios

Con el avance de las nuevas tecnologías y el uso generalizado de Internet, las personas acceden con facilidad a todas estas nuevas aplicaciones que permiten de manera fácil y sin salir de casa; crear lazos y vínculos afectivos con otras personas, ya sean conocidos o desconocidos.

Expresiones como agrégame a Facebook, te sigo en Instagram, Retwittéame o te mando un Whatsapp; forman parte del vocabulario y de las rutinas sociales con amigos, familiares y contactos entre personas de todas las edades. Pese a las ventajas de la comunicación on-line; varios investigadores han analizado las repercusiones negativas generadas a partir de esta nueva forma de relacionarse entre las personas, que prefieren cada vez más el trato interpersonal a través de la pantalla en lugar del ' face to face'.

Anuncios

Según un estudio sociológico de la Universidad de Kent State de Ohio, en Estados Unidos, publicado en la revista 'Computers in Human Behaviour'; la adicción que puede desarrollarse en los usuarios debido al uso excesivo de estas #Redes Sociales o servicios de mensajería; genera comportamientos compulsivos-obsesivos que predisponen el desarrollo de una adicción en el uso de sus teléfonos móviles y ordenadores; perjudicando notoriamente la capacidad de sociabilidad de sus usuarios en escenarios físicos y reales.

El artículo revela que la creciente dependencia al móvil de los ciudadanos entrevistados y la costumbre generalizada de comenzar a forjar amistades, relaciones amorosas y vínculos afectivos por medio de escenarios virtuales, espacios on-line y pantallas de smartphones; contribuye a la atrofia de sus habilidades comunicacionales en general. Las personas prefieren hablar a través de las pantallas, en lugar de hacerlo en primera persona. Optan por comentar imágenes y compartir vídeos sumándose a foros, grupos o chats on-line; en vez de quedar personalmente en bares, parques o espacios públicos.

Anuncios

Las amistades on-line crecen en detrimento de las amistades surgidas de manera espontánea como fruto de la correlación o correspondencia entre la gente de a pie. En cuanto a las relaciones amorosas, también se observa un creciente empañamiento emocional que afecta a la consolidación de los vínculos afectivos; derivado en los malentendidos, escenas de celos y dudas creadas al utilizar estos medios virtuales para conocer a la pareja, en lugar de hablar directamente, sin Internet de por medio.

Este boom de las redes sociales y el auge de la interacción digital entre las personas; dejan entrever las preferencias de una gran mayoría social por las plataformas virtuales a la hora de comunicarse con sus interlocutores: las pantallas les permiten tomar cierta distancia, resguardándose de la exposición física que exige un mayor 'compromiso comunicacional'.