La primera llamada de un teléfono móvil de la historia se hizo en el Reino Unido hace ya 30 años, ésta marcó el inicio de una revolución de las comunicaciones que dura hasta hoy en día.

Utilizando el Transportable Vodafone VT1, Michael Harrison telefoneó a su padre, el primer presidente de Vodafone, el día 1 de enero del año 1985.

El Carphone por ese entonces tenía un peso de 5 kilos y un costo alrededor de 4 mil 500 libras y necesitaba diez horas de carga para poder proporcionar una media hora de tiempo de conversación.

El ex presidente técnico de Vodafone, Mike Pinches reconoció que nunca tuvo una previsión de hasta dónde iba a llegar esta tecnología, pero que está muy orgulloso de haber participado en este gran proyecto y echarlo andar en la dirección correcta para comunicar a las personas. También comentó que los primeros teléfonos tenían relativamente unos transmisores de alta potencia, aproximadamente de cinco vatios. Los teléfonos actuales traen un vatio como máximo, y a menudo mucho menos dependiendo de la ubicación de la célula. Así que éste era necesario conectarlo a unas baterías de tamaño decente, tanto para la potencia de transmisión como también para la de procesamiento.

Se necesitaba algo así como dos amplificadores, no importaba el transmisor, así que la batería de un coche era realmente la única manera viable de avanzar. Hubo un momento en sus comienzos en que los móviles eran solo para unos pocos privilegiados, pero ahora existen 3 mil 600 millones de personas en todo el mundo que poseen un teléfono móvil, esto equivale cerca de la mitad de la población mundial. Sin embargo, hay 7 mil 300 millones de suscripciones activas y la industria ahora está valorada en $1,13 billones. Un claro ejemplo es el Reino Unido en el cual actualmente hay más suscripciones que gente.

En la década de los 80 el teléfono móvil se había convertido en sinónimo de 'Yuppie', que eran las personas ricas que disponían de mucho efectivo y que no tenían que preocuparse por realizar una llamada que costara mucho más de lo normal.

El banquero Mungo Parks fue la primera persona en todo el mundo que compró un teléfono para su coche. En su momento dijo que la única dificultad que tenía era que Wall Street cerraba a las 16 o 16:30 horas de la tarde hora de Nueva York, y en el Reino Unido eran las 21 horas.

Así que cuando terminaba su jornada y no podía contactar con la oficina de operaciones era un inconveniente, cuando llegaron estos nuevos teléfonos significaba que podía salir cada vez que quisiera y aun así estar en constante contacto con la oficina de operaciones y poder completar las transacciones y ganar más dinero. Afirmó que si no hubiera estado en contacto no hubiera podido generar más ingresos por lo que el teléfono móvil se convirtió en una auténtica necesidad económica. #Telefonía móvil #Unión Europea