Es difícil saber si un producto cuando se lanza al mercado colmará las expectativas de los consumidores, en muchos casos se puede intuir la dificultad de su venta pero en otros, sorpresivamente, no consiguen atraer a un público interesado en sus prestaciones.

Google Glass: las famosas gafas de Google, que tanta expectación crearon en 2012, han ido menguando en interés, hasta el punto de que fue pospuesto su lanzamiento para este 2015. Más de la mitad de la gente que trabajaba en el desarrollo de aplicaciones para estas revolucionarias gafas ha dejado de trabajar en apps para ellas. Una buena muestra del enfriamiento es que Sergey Brin, su principal defensor y que impulsó decididamente el proyecto, ha dejado de presentarse en sus apariciones públicas con las gafas.

Anuncios
Anuncios

Hace unos meses pudimos ver al "Mono" Burgos usarlas para aprovechar su tecnología en beneficio de su equipo el Atlético de Madrid. El tiempo dirá si finalmente se guardan o no en el desván de los productos fallidos.

Bitcoin: El pasado año tenía que ser el que catapultase a Bitcoin, sin embargo el valor de la empresa ha caído un 62·%, moviendo la misma cantidad de dinero que en el curso anterior. Además de este decepcionante desarrollo, ha empezado a servir de atracción a los especuladores y es la común moneda entre los estafadores cibernéticos profesionales. A pesar de los defensores encarnizados de esta moneda, su escaso uso hace que no se la pueda considerar propiamente como un éxito.

iPhone 6 sin Zafiro: Apple no incluye las resistentes pantallas de zafiro que deseaba incluir en su producto, la marca de la manzana gastó 850 millones en crear una fábrica para su desarrollo y producción.

Anuncios

Contrató a GT Advanced Technologies con este motivo, pero falló al no tener esta experiencia industrial. Esto ha dado como resultado que la empresa esté actualmente en unos problemas financieros que le han llevado a la más absoluta bancarrota. El fracaso de los productos tecnológicos suele visitar todos los años a varias empresas, aunque tengan en principio, la mejor de las ideas.