A menudo escuchamos casos de espionaje masivo que afectan a países como #Estados Unidos. Buenos ejemplos son los desvelados por el fundador de WikiLeaks, Julian Assange, cuando aseguró que Google facilita al gobierno de Estados Unidos información personal de millones de usuarios de la red, como emails o mensajes privados emitidos a través de las redes sociales.

Sin embargo, como es el caso del terrorismo yihadista, no solemos alarmarnos lo suficiente hasta que entendemos que la situación puede llegar a países como el nuestro. La cadena canadiense CBC News, asegura que la Agencia de Seguridad de Comunicaciones canadiense (CSE), filtra este tipo de información a la NSA, la Agencia de Seguridad Nacional donde trabajaba el exanalista Edward Snowden.

Anuncios
Anuncios

Las cifras que esta fuente cita resultan de lo más alarmante, aludiendo a millones de documentos y archivos multimedia de usuarios corrientes de la red. La excusa, como no podía ser de otra manera, se trata del rastreo de posibles comandos terroristas para evitar atentados, un argumento que tras lo ocurrido a comienzos de año en París, cobra mayor fuerza.

Países de la UE parecen estar implicados en este caso de espionaje masivo a civiles, paíeses como Reino Unido, Alemania, Portugal o España, según los datos filtrados por el propio Snowden, que permanece refugiado en Rusia. ¿Todo vale para la protección de la seguridad internacional? Snowden y Assange han recomendado en repetidas ocasiones ciertas tácticas para evitar sobreexponer nuestros datos en #Internet.

Assange, desde la embajada de Ecuador en Reino Unido, propuso la creación de buscadores alternativos así como redes sociales más variadas que distribuyan la información para evitar que casi la totalidad caiga en las mismas manos. Snowden, por su parte, no utiliza iPhone, dada la facilidad del país americano para acceder a la información que el mismo registra.

Anuncios

La empresa canadiense de telefonía móvil más vanguardista es BlackBerry, ¿tendrá también un acuerdo secreto con la CSE?