Nuestro cerebro tiende a desarrollar ciertas habilidades a medida que lo desarrollamos en ciertas disciplinas o mediante el manejo de según qué dispositivos. Un buen ejemplo es la mecanografía, definida como el proceso para la introducción de texto o caracteres alfanuméricos en un dispositivo por medio de un teclado, en un principio aplicado a las nostálgicas máquinas de escribir y ahora en los ordenadores e incluso calculadoras científicas.

Un equipo de investigadores de la universidad suiza de Zurich decidieron utilizar el auge de los Smartphones para poner a prueba la plasticidad del cerebro humano en la era tecnológica (cambios que se producen en nuestros cerebros a consecuencia de este tipo de actividades).

Anuncios
Anuncios

El estudio ha sido difundido por la plataforma de noticias internacionales Eurekalert!

Estas modificaciones de nuestra conducta dactilar son debidas a la interacción entre las pantallas táctiles y nuestros dedos, especialmente los pulgares, según apuntan algunos de los investigadores suizos, pues son estos los que más se utilizan en este tipo de soportes, mientras que en la mencionada mecanografía, solemos reservarlos casi exclusivamente pera la barra espaciadora.

El cerebro aprende en buena parte mediante la repetición, y está a la orden del día que los jóvenes (y los no tan jóvenes) tienden a utilizar más el WhatsApp o las aplicaciones de redes sociales como Twitter o Facebook a fin de mantener el contacto y compartir lo que les ocurre en su vida cotidiana, notándose la decadencia del antiguo SMS y los botones de los teclados tradicionales.

Anuncios

Según los resultados, se da una actividad eléctrica cerebral notablemente alta en los usuarios de teléfonos inteligentes cuando tres de los dedos interaccionan entre sí, proveyendo a los usuarios de un considerable aumento de la sensibilidad digital.

El equipo de investigación ha asegurado que nuestro cerebro tiende a adaptarse y configurarse de acuerdo a la tecnología digital, con todas las consecuencias que ello conlleva. #Telefonía móvil #Investigación científica