No todos tenemos la suerte de poseer un potente telescopio para divisar los fenómenos astronómicos con los que tanto soñamos. Otros que sí tienen la suerte (y el dinero suficiente) sufren a veces las inclemencias del tiempo o de no encontrarse en el hemisferio adecuado para contemplar el tan esperado evento.

Sin embargo, muchos contamos con un ordenador con conexión a #Internet, lo que nos permite disfrutar de aplicaciones como el WorldWide Telescope, un increíble telescopio virtual, fruto de un ambicioso proyecto de investigación de Microsoft Research, en colaboración con la NASA y varias universidades de Estados Unidos.

Anuncios
Anuncios

Tras su estreno en el año 2007, pasó a convertirse en uno de los mejores software para los amantes de la astronomía, con grandes prestaciones como simulaciones en 3D o guías virtuales elaboradas por profesionales de este apasionante campo.

Muchas de las imágenes son facilitadas por el Telescopio espacial Hubble. Ahora, cualquiera podrá explorar el espacio como nunca, además de enriquecerse con numerosas publicaciones académicas.

Según Microsoft, el proyecto Open Source sucederá a lo largo este año 2015. El software cuenta con cinco modos principales: Cielo, Tierra, planetas, Panorámicas, y el Sistema Solar.

El modo Cielo es el principal, con el cual, cada usuario puede visualizar imágenes en alta definición del espacio con imágenes de telescopios terrestres y espaciales.

El modo Tierra ofrece un modelo 3D de la Tierra, se trata de una aplicación muy parecida a Microsoft Virtual Earth y el archiconocido Google Earth.

Anuncios

Panorámicas muestra imágenes de Marte y otros astros.

En la pestaña de Sistema Solar, se muestran los astros más importantes de todo el Sistema Solar, incluyendo además del astro rey y de los ocho planetas, las lunas de Júpiter y los planetas enanos como Plutón o Ceres.

Si quieres más, puedes echar un vistazo a las magníficas fotografías del sistema estelar más luminoso de la galaxia o de la superficie marciana que ayer mismo nos dejaba la NASA. #Investigación científica