Hoy en día existe una guerra sin fin, la del hombre contra la máquina. Esta guerra se intensificó en los años 90, cuando el famoso jugador de ajedrez Gary Kasparov fue retado por la supercomputadora Deep Blue. El reto consistía en jugar seis partidas contra la máquina y de esta manera determinar quién era el ganador. Kasparov consiguió ganar la primera ronda por un 4 a 2, pero en la segunda perdió con el resultado de 3'5 a 2'5. Muchos aún recuerdan estas partidas como las mejores que se han podido ver en la historia del ajedrez.

Concretamente, este duelo tuvo lugar en el 1997 cuando la tecnología no era aún lo que es.

Anuncios
Anuncios

Con los nuevos avances tecnológicos, una persona jamás podría ganar a un ordenador en una partida de ajedrez por el simple motivo de que un ordenador puede guardar millones de combinaciones mientras que una persona tiene que memorizar el mejor movimiento para cada situación. Sin embargo, en el póker, las normas cambian radicalmente ya que también entra el factor azar, pero la revista Sciencie, una publicación dedicada a la investigación, ha hecho público un proyecto que está siendo llevado a cabo por la Universidad de Alberta, el cual presenta un algoritmo que sería el encargado de crear un jugador de póker perfecto.

Este algoritmo ha sido denominado CFR+ y es capaz de ganar todas las partidas de este juego que acumula un total de 319 billones de combinaciones distintas, eso sí, siempre y cuando estemos jugando en la modalidad de Texas hold'em.

Anuncios

Esta modalidad deja tres cartas al descubierto y cada jugador guarda dos ocultas en su mano. Otro de los condicionantes es que tan solo haya dos jugadores, es decir, una persona contra la máquina, y siempre con un límite de apuesta. Por lo tanto, podemos afirmar que aún les queda mucho trabajo por delante para llegar a lograr lo que en su día lograron con Kasparov, el mejor jugador de ajedrez de la historia.

Para resaltar de alguna manera el potencial de este algoritmo, los investigadores canadienses han sacado a la luz lo que debería hacer un jugador profesional para acercarse a una probabilidad parecida a la que tiene la máquina ahora mismo. Se estima que una persona debería jugar 200 partidas cada hora durante 12 horas diarias los 365 días del año durante 70 años, esto sumaría un total de 660 millones de partidas, y aun así, este jugador no podría tener la certeza de que está decidiendo correctamente.