El #Iphone tiene un pequeño detalle negativo que sus usuarios saben bien: si se va en las configuraciones y se observa el espacio disponible, una buena parte de este espacio está ocupado por archivos de sistema que no se pueden cancelar. Esto es un problema muy molesto en los dispositivos que tienen sólo 16 GB de memoria, cuya situación se ha deteriorado aún más con el lanzamiento de las últimas versiones de iOS. La llegada de la última actualización del sistema operativo de Apple ha levantado muchas críticas por el excesivo espacio necesario para la instalación, que a menudo ha obligado a los usuarios a actualizar a través de iTunes.

Dos muchachos en California, sin embargo, han decidido no sufrir más esta situación y han demandado a #Apple.

Anuncios
Anuncios

Según lo que refieren Paul Orshan y Christopher Endara, la compañía de Cupertino calcula el espacio disponible inmediatamente después del formateado del disco duro, pero luego iOS retoma una gran porción de ese espacio, en particular con iOS 8.

"Los datos de Apple engañan, porque omiten elementos que un consumidor consideraría cuando va a comprar el smatphone" se lee en el texto "Irónicamente, Apple anuncia iOS 8 como" el mayor lanzamiento de siempre". Es evidente que la empresa no se refiere al peso de la instalación, del que nunca habla en sus materiales de publicidad".

Según la demanda, la diferencia oscila entre el 18,1% y el 23,1% según el dispositivo. Tomando como ejemplo los modelos de 16 GB, el iPhone 6 Plus ofrece sólo 12 GB, el iPhone 6 13 GB, el 5S 13.1 GB y los iPad 12.6 GB.

Anuncios

La diferencia, entre los 3 y los 4 GB, es realmente notable. Los dos muchachos ahora tratarán de poner en marcha una class action, acusando Apple de empujar los usuarios a adquirir una suscripción a iCloud para almacenar los archivos que no se pueden almacenar en su Smartphone o Tablet.

"Con el uso de estas técnicas de marketing, Apple ofrece menos espacio en los discos duros de lo prometido y luego vender una solución, iCloud, en los momentos críticos." No es la primera vez que Apple tiene que enfrentar una demanda de este tipo; en el 2007 algunos consumidores habían acusado la compañía de ofrecer menos espacio de lo prometido en los iPod. Una demanda que no tuvo ningún efecto, pero en ese caso había una diferencia de cerca de 550 MB.