Twitter, una de las redes sociales más conocidas y utilizadas a nivel mundial, nació con la finalidad de ser un canal de difusión de ideas, vídeos o imágenes. Pero la tiranía del mundo de la tecnología en la última era hace que vaya más allá, y esta red social también se ha convertido en fuente de insultos y provocaciones. Los 140 caracteres que permite un tuit pueden, a veces, convertirse en un arma destructiva. Twitter tiene más de 248 millones de usuarios activos, y puede ser difícil controlar el uso que se da de esta aplicación.

Los usuarios se han quejado en varias ocasiones del caso omiso de los responsables de la plataforma a la hora de resolver este tipo de problemas.

Anuncios
Anuncios

Pues bien, parece que ya se han tomado cartas en el asunto y se va a aplicar una mejora con un sistema de aviso y denuncia de abuso, insultos o acoso. Esta medida se aplicará en una aplicación para smartphones, pues según ha declarado Dick Costolo, su consejero delegado, Twitter es una red social pensada para utilizar en el móvil.

A partir de ahora, en cada mensaje de Twitter aparecerá un nuevo menú en la parte inferior derecha. Desde ahí se podrá hacer una denuncia y detallar el motivo sin tener que salir de la propia aplicación. También se ha hecho hincapié en el factor humano, que será reforzado. Se va a proceder a la contratación de especialistas en gestión de comunidades para realizar el proceso de forma más rápida. También se eliminarán las respuestas automáticas, habiendo siempre una persona detrás de cada situación. Actualmente estos trabajos se realizan desde las ciudades de Dublín, San Francisco y Tokio, para cubrir todas las franjas horarias posibles.

Anuncios

La función que más se va a potenciar para minimizar el hecho de los insultos y controlarlo será que se podrá consultar una lista con los perfiles que el usuario ha bloqueado.

Twitter se ha hecho consciente de la importancia de controlar este tipo de situaciones de acoso, pues el convertirse en una aplicación “sin ley” puede salirle caro; el ejemplo lo tenemos con el servicio Ask.fm, una red social de preguntas y respuestas que ha caído en picado. En 2013, Hanna Smith, una joven de 14 años se suicidó por la presión sufrida ante las ofensas que le llovieron en esta aplicación. Está claro que cualquier servicio debe asumir la responsabilidad de estos hechos y tomar medidas al respecto. #Redes Sociales