Estamos ante el año que, en cuanto a tecnología, han destacado los relojes inteligentes, principalmente, en un año en el que se ha puesto de #Moda el fenómeno llamado “tecnología ponible”.

Pocos son los relojes inteligentes o “Smart whatchs” que se ven en las muñecas de la gente que vemos por la calle, pero hay que tener en cuenta que estamos ante una nueva moda y todo lo que es nuevo e innovador suele estar al alcance de pocos, en cuanto funcionalidad/precio. Pero no sería de extrañar que el año que viene se empiecen a ver cada vez más relojes de estos: la tecnología mejora, mayor autonomía, mayores funciones para estos relojes, y menores precios.

Anuncios
Anuncios

Conforme más competencia empiece a aparecer, más ajustado debería ser el precio, todos sabemos que el gran país asiático está ahí para proporcionar una “bonita” competencia, que ya se empieza a ver, puesto que han diseñado sus propios relojes inteligentes (o en gran medida) a precios que, como estamos acostumbrados, no tienen nada que ver con los precios de las grandes marcas, tales como #Samsung, Apple, LG…

Además, las marcas no solo se dedican a mejorar en un camino, sino que, en el caso de Sony, han diseñado uno de estos relojes con pantalla de tinta líquida, la misma pantalla que vemos en los libros electrónicos en blanco y negro, y que tanto duran sus baterías, por lo que, si tener uno de estos relojes a color no es un detalle muy importante para nosotros (teniendo en cuenta la funcionalidad de dichos dispositivos), esto permitiría dejar muy lejos la autonomía actual de los relojes inteligentes actuales, que en muchos casos se sitúan en un solo día de autonomía, lo que nos obliga a cargar el móvil y el reloj con la misma frecuencia.

Anuncios

Además, no todo son relojes con pantalla y múltiples aplicaciones, sino que también podemos ver otro tipo de relojes inteligentes, la mayoría mucho más económicos, que tienen una función o varias, pero específicas, tales como las pulseras que vibran cuando recibimos una notificación en el móvil, otras que sirven para hacer un seguimiento de nuestro estado mientras dormimos o estamos haciendo deporte u otras que sirven para desbloquear nuestro terminal, simplemente acercando la pulsera a nuestro móvil.

Pero no todo se queda en estos relojes o pulseras inteligentes, sino que se han empezado a diseñar nuevos productos, con la misma psicología de tecnología para llevar, tales como anillos que reconocen la posición de la mano y lo que escribimos, o colgantes que vibran dependiendo cuando le indicamos que lo hagan.

Lo mismo que le sucede a la tecnología "llevable", le ocurrió a esos robots de limpieza, los cuales nadie creyó que llegarían a triunfar, en gran medida por su alto precio al salir al mercado, pero que en la actualidad, ya se han vendido más de 10 millones de unidades. Así pues, esperamos ver para el próximo año un aumento de muñecas llenas de tecnología.